viernes 25/9/20
Asesinato

La Audiencia Provincial de Asturias cierra el caso de Sheila Barrero

Considera que las pruebas no son concluyentes y solo pueden considerarse «sospechas»
La familia de la joven lleva 16 años luchando para que se haga justicia. JESÚS F. .SALVADORES
La familia de la joven lleva 16 años luchando para que se haga justicia. JESÚS F. .SALVADORES

La Audiencia provincial de Asturias desestima el recurso presentado por la familia de Sheila Barrero, la joven de 22 años que fue asesinada el 25 de enero 2004 por un tiro en la nuca.

De este modo, la Audiencia da la razón al juzgado de Cangas del Narcea que había decretado el sobreseimiento provisional y archivo de la causa, a petición de la Fiscalía, al considerar que las nuevas diligencias practicadas para intentar esclarecer los hechos no permiten realizar una acusación formal contra su exnovio, única persona investigada por el crimen.

La Audiencia sostiene que la coincidencia entre los casquillos encontrados en el vehículo y los residuos hallados en las manos del único sospechoso, no son concluyentes. Así como que esos indicios pierden solidez y sólo pueden considerarse sospechas.

El cadáver de Sheila Barrero apareció con un disparo en la cabeza en la madrugada del 25 de enero de 2004 en el aparcamiento de un área recreativa en el Alto de la Collada, en la carretera que une Villablino y Degaña, localidad asturiana donde residía la joven, quien volvía de su trabajo en un pub de Villablino y su cadáver fue descubierto por su hermano en el interior de su vehículo. En el año 2008, el Juzgado de Instrucción de Cangas del Narcea y la Audiencia Provincial de Asturias decidieron archivar el asunto por falta de pruebas. Sin embargo, la causa fue reabierta en 2015 para la práctica de nuevas diligencias con nuevos avances tecnológicos. Tras prestar declaración los agentes del servicio de criminalística de la Guardia Civil en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número uno de Cangas del Narcea, ratificaban que los residuos de disparo localizados en el exnovio de la joven coinciden con las partículas del casquillo encontrado en el vehículo de la victima, asesinada hace más de 16 años.

En este sentido, el hermano de la víctima, Elías Barrero explicaba que «policialmente el caso está resulto, que no lo quieran juzgar es otra cosa», destacando que la coartada del exnovio, que pasaba porque sus padres se encontraban en el domicilio familiar la fatídica noche, se desvanecía al conocerse que varios testigos afirmaban que el exnovio les había comunicado que estaba solo en casa durante ese día. Así como, recuerda que las últimas investigaciones realizadas por especialistas demostraban que los residuos de disparo localizados en el exnovio de la joven coinciden con las partículas del casquillo encontrado en el vehículo de la víctima, lo que conlleva a tres hipótesis «realizó el disparo, manipuló el cuerpo de la víctima o se encontraba a menos de metro y medio cuando se disparó». Un momento duro para la familia de la víctima, pero que no van a rendirse «vamos a seguir luchando, no puede quedar el caso así» señaló Elías Barrero.

Un suceso que conmocionó a la sociedad lacianiega y que tras más de 16 años todavía no se ha esclarecido.

La Audiencia Provincial de Asturias cierra el caso de Sheila Barrero