jueves 02.07.2020
SANTAS MARTAS El proyecto, que se ubicará en Reliegos, está en información pública

El Ayuntamiento se moviliza contra la instalación de una planta de compostaje

m. rabanillo | león

El Ayuntamiento de Santas Martas hará «todo lo posible» por frenar el proyecto de instalación de una planta de compostaje en la localidad de Reliegos, una iniciativa que se tramita desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y que ya ha salido a información pública. Las instalaciones, que procesarán 82.000 toneladas de lodos de depuradora al año, ocuparán varias parcelas en el polígono 908 de Reliegos, con una superficie total de 23.709 metros cuadrados. La alcaldesa, Arántzazu Lozano, manifestó ayer su total oposición a que dicha planta se ubique en el municipio, un rechazo que también se ha materializado en el Pleno municipal, en el que se aprobó por unanimidad el desacuerdo de todos los grupos con el proyecto.

Según señaló Lozano, los promotores presentaron la solicitud para la tramitación o del expediente en el Ayuntamiento de Santas Martas en 2013. El Ayuntamiento le dio curso e informó a la Diputación, la Confederación Hidrográfica del Duero, la Subdelegación del Gobierno, además de a las organizaciones agrarias y ecologistas y a las juntas vecinales del municio y al Ayuntamiento de Valdepolo, colindante con las fincas en donde se va a instalar el proyecto. «También iniciamos una recogida de firmas en contra de la instalación de la planta y se las enviamos a Valladolid», aclara la alcaldesa.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente reclamó el expediente «y empezó de cero toda la tramitación». La empresa, que comenzó la tramitación bajo el nombre de Sociedad Agrícola de la Patata de Ribaseca, pasó a denominarse Agro Gestión Integral Sociedad Cooperativa, «aunque los promotores son los mismos», señala Lozano.

El Ayuntamiento ya se ha puesto en contacto con todas las juntas vecinales del municipio y los ayuntamientos colindantes para que presenten alegaciones al proceso de información pública abierto por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y que tiene un plazo de 30 días.

«Se trata de una planta de mucha envergadura», añade la regidora, quien asegura que los promotores ya están vertiendo lodos en fincas que han comprado en la zona.

El consistorio ha solicitado ya a una consultora externa la elaboración de un informe medioambiental para aportar las alegaciones al proyecto. También iniciará una nueva recogida de firmas entre los vecinos del municipio y de los pueblos cercanos y organizará movilizaciones en la calle. «Estaremos pendientes de que el procedimiento se haga con toda la rigurosidad precisa», añadió la alcaldesa.

El presidente de la Junta Vecnal de Reliegos, Víctor Díez, también expresó ayer su «preocupación» por la posible instalación de la planta. «Queremos hacer constar nuestra negativa a que el pueblo acoja estas instalaciones», añadió Díez, entre otras razones, «porque su ubicación está muy próxima, a 200 metros, de los acuíferos, las fuentes que abastecen a la población de agua para el consumo». El temor del pedáneo es que ocurra como en otros lugares en los que «se están dando problemas de contaminación por los abonos».

«¿Cómo vamos a permitir la construcción de esta planta?», se pregunta Díez, quien advierte de que «si se diera del caso de que se contamine el abastecimiento se causarían graves problemas de salud a los vecinos». Además, añade, «también podría contaminarse el arroyo de Valdearcos, que se encuentra muy próximo a la zona».

El presidente pedáneo también habla de otros «perjuicios» para la zona, como «las molestias por el paso de los camiones cargados de lodos o los malos olores» no sólo para la población de Reliegos, «también para otras localidades próximas como Sahelices de Payuelo, o urbanizaciones residenciales como Campolar o Mansilla del Esla».

«El organismo competente debería tener en cuenta la opinión de los vecinos de las localidades afectadas y no pensar en fines lucrativos ni de otra índole», opina Díez, quien se suma a la postura del Ayuntamiento de hacer «todo lo posible por el bien del municipio, de la población y del medioambiente», especialmente «en un lugar de tránsito de la Ruta Jacobea, el mayor valor turístico de la Comunidad, y que atraviesa ese pueblo». Este periódico se ha puesto en contacto con los promotores de la planta, que han declinado realizar declaraciones.

El Ayuntamiento se moviliza contra la instalación de una planta de compostaje