martes 24/5/22
Un camión entregando remolacha en la Azucarera. RAMIRO

La fábrica de Azucarera en La Bañeza ha cerrado la campaña con 295.000 toneladas de remolacha líquida molturada de las 3.500 hectáreas contratadas —a las que se sumaron unas 686 hectáreas procedentes de Toro (Zamora)— tras 45 días de trabajo. «Una campaña que ha estado marcada por el retraso obligado de su fecha de inicio, 15 de marzo, por las intensas lluvias presentes en la provincia desde principios de año y las heladas de enero», según explicó ayer la propia empresa en una nota de prensa. «Pese a todo, el cultivo no se ha visto perjudicado y, tras una fluida campaña que finalizó esta semana, la calidad media de la remolacha ha sido buena», remarcaron desde Azucarera.

Así, el rendimiento medio ha sido de 90 toneladas por hectárea, además de obtener una polarización de 17,8 grados, y un descuento medio del 11%. Durante estos 45 días de campaña, la fábrica de La Bañeza ha estado a plena molienda, ya que el suministro de remolacha ha sido constante debido a las buenas condiciones de arranque de la remolacha.

Al respecto de la campaña, el responsable Agrícola de la Azucarera de La Bañeza, Pedro Flórez, aseguró ayer a este periódico que «todo ha ido conforme a lo previsto y los arranques de la remolacha se han hecho en condiciones óptimas»; a la par que remarcó que «los números de polarización y de descuento también han sido muy buenos». De hecho, resaltó que «en la fábrica de La Bañeza tenemos los mejores resultados de riqueza y descuento de toda la zona norte».

Pese a no comenzar la campaña en las fechas previstas, teniendo que retrasar a mediados de marzo el inicio a causa de las lluvias, Flórez afirmó que «la remolacha ha estado sana y ha tenido una buena calidad, sin sufrir graves problemas por las heladas de enero». De la misma forma, señaló que la altas temperaturas vividas en plena molienda, que llegaron a superar los 20 grados, «produjeron la deshidratación de los montones de remolacha y que se perdieran kilos, pero eso implica que se gane una mayor riqueza y por eso hemos tenido una polarización cercana al 18%».

Además, indicó que el arranque se ha producido en condiciones «óptimas», aunque reconoció que por las altas temperaturas tuvieron que regar algunas parcelas para arrancar la remolacha en buenas condiciones.

No obstante, la previsión esperada para esta campaña 2020-2021 era de una 330.000 toneladas, pero el responsable agrícola de la fábrica en La Bañeza detalló que se ha visto mermado en una 30.000 toneladas «porque la remolacha que ha llegado de Toro ha tenido un rendimiento menos de lo esperado porque venían de parcelas sembradas muy tarde».

Asimismo, Flórez avanzó que de cara a la campaña 2021-2022 ya han empezado la siembra, que esperan concluir a mediados de mayo, con unas 3.800 hectáreas contratadas, unas 300 hectáreas más que esta pasada campaña.

Azucarera cierra la campaña con casi 300.000 toneladas de remolacha líquida