sábado. 04.02.2023
SIEMPRE, CUANDO comienza el año es costumbre sana darle la bienvenida y pedirle que venga cargado, al menos, de ilusiones. Más si tenemos en cuenta que se juntan estas peticiones a las que haríamos a los Reyes Magos, aunque a estas edades cada vez creemos menos en ambas cosas (en reyes y en magos, quiero decir). Dejemos esta minucia a un lado y pidamos cosas para estos valles. Por pedir que no quede. Además por si fuera verdad aquello de año de nieves, año de bienes, no nos cortaremos un pelo a la hora de pedir. Pediremos que el famoso tripartito que se iba a formar, entre PSOE, IU y PP para empujar todos del carro de Laciana en la misma dirección y al unísono, para ver si la sacamos del atolladero, o sea una realidad. Pediremos, que fruto de este empuje comiencen a funcionar de una vez el Hospital Comarcal y no sea un mausoleo donde estén enterrados unos cuantos dineros públicos sin que sirva para nada. Que el Matadero Municipal haga lo mismo y su gestión comience a dar, cuando menos servicios. Que el camping municipal haga tres cuartos de lo mismo. Así como el polígono industrial. Todos estos organismos fueron creados para funcionar y aportar dividendos al consistorio, si no lo hacen así, al menos que den servicio al usuario y no cuesten dinero del erario público. Pediremos, que el futuro Parador Nacional, sea cual sea su ubicación, se construya en el sitio más idóneo, sin atender a otros intereses que no sean los del bien común, y su comienzo sirva para dinamizar el turismo rural, cerrando unas directrices para que todo el mundo que se dedique al sector hostelero no ande a ciegas. Pediremos que fruto de lo anterior comience a funcionar el tren turístico Ponferrada-Villablino, que solamente funciona en los papeles cuando huele a elecciones de cualquier tipo que sean. Pediremos, que el reconocimiento internacional al Valle de Laciana como Reserva de la Biosfera, sea una realidad ya. Que podamos utilizar tal denominación desde cualquier ámbito sin estar engañando a nadie. Y que esta realidad lo sea en toda su extensión, no podemos compatibilizar el desarrollo sostenible con otro tipo de aberraciones que se cometen en nuestro entorno. Pediremos, que el sector minero continué siendo el motor del Valle, pero explotado racionalmente, para que de esta forma dure más tiempo. Que la cacareada reconversión minera llegue al fin a Laciana y vislumbremos algo que signifique tal cosa. Hasta el momento, tal reconversión solamente ha significado prejubilaciones anticipadas y grandes subvenciones al sector, pero nada han repercutido en la comarca. Pediremos que la estación de esquí de Leitariegos comience a ser una realidad de una vez por todas. Todo el mundo sabe, que para que esto sea así solamente es necesaria buena voluntad por parte de todas las partes implicadas en que lleve casi una década de retraso. Pediremos, a todos los lacianegos de buena voluntad, que luchen por su tierra allá donde estén y en la manera que les sea posible. Si todos ponemos nuestro granito de arena, difícil será que el valle de Laciana no arranque de una vez por todas y comience a tener el futuro que se merece. Al menos la ilusión y las ganas que no falten. Si todos empujamos un poco, seguro que no necesitaremos a los Reyes Magos. Además no sabemos si existirán en realidad o serán en realidad un invento del Corte Inglés.

Bienvenido 2005
Comentarios