lunes 27.01.2020
CAMPO Y ECONOMÍA

El bloqueo de ayudas a las renovables frena una planta de biomasa en Marne

El proyecto de Ence, de cien millones de euros de inversión, tiene todos los permisos
El bloqueo de ayudas a las renovables frena una planta de biomasa en Marne

El Boletín Oficial de Castilla y León publicó la semana pasada el informe favorable de impacto ambiental del proyecto para la construcción de una planta de biomasa en Marne, en el término municipal del Villaturiel. Con este último trámite, y con la compra de un terreno de cinco hectáreas negociado, la empresa Ence Energía Castilla y León dispondría ya de todos los permisos necesarios para poder ejecutar su proyecto, en cuyo estudio y redacción ya ha invertido más de 300.000 euros, y con el que se crearían unos 15 puestos de trabajo.

Pero según fuentes de la empresa, el proyecto no se llevará a cabo hasta que el Gobierno no levante la suspensión temporal mediante la cual mantiene bloqueados desde enero de 2012 los incentivos para nuevas instalaciones de régimen especial.

Con el pretexto de poner freno un sistema de retribución que entrañaba unos costes demasiado elevados para el sistema eléctrico, que provocaban un continuo incremento del déficit de tarifa, el Consejo de Ministros aprobó en enero de 2012 un Real Decreto mediante el cual se suspendían temporalmente los procedimientos de preasignación de retribución renovable y suprimir, también con carácter temporal, los incentivos económicos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovable, residuos y cogeneración.

Esta medida ha supuesto un frenazo en seco a proyectos como el que el grupo Ence tenía proyectado desde 2011 en Marne, y para el que tiene prevista una inversión de cerca de cien millones de euros.

Esto no significa, según el responsable de la empresa de la zona noroeste, que el proyecto esté descartado, sobre todo ahora que tienen todos los permisos conseguidos, incluido el de impacto ambiental y después de tener casi cerrada la compra de un terreno de cinco hectáreas. Además de la inversión de casi 300.000 euros que la empresa ha destinado a los estudios de ingeniería del proyecto leonés, Ence ya ha llevado a cabo una serie de cultivos energéticos en la zona.

La de Marne sería uno de los proyectos de biomasa más importantes de la comunidad ya que tendría una potencia contratada de 40 megavatios. Se trata de una planta de biomasa combinada, en la que la generación eléctrica se obtiene a partir de residuos de biomasa y cultivos energéticos. La biomasa cultivada supondría, según las previsiones, el 40% de la producción, lo que implica un desarrollo forestal en la zona paralelo a la planta, y que en principio procedería del cultivo de chopos.

Según la empresa, el potencial forestal del municipio de Villaturiel fue determinante a la hora de elegir la ubicación del proyecto, por eso insisten en su voluntad de construir la planta una vez se derogue la moratoria del Gobierno.

Incertidumbre

La sección de biomasa de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA-Biomasa) asegura que son muchos los proyectos relacionados con las energías renovables que en estos momentos se encuentran en un limbo administrativo por la moratoria del Gobierno. Esta asociación defiende que esta moratoria está generando una «gran incertidumbre en el sector ya que los proyectos en marcha implicaban un fuerte desarrollo de inversiones, por lo que su desaparición tendrá como consecuencia directa e inmediata una considerable pérdida de empleo y un fuerte impacto en los sectores agrícola, ganadero y forestal, donde se multiplicarán los efectos negativos sobre el empleo y la actividad productiva».

Las consecuencias derivadas de esta paralización no son solo económicas sino también ambientales, dada la gran relevancia de este sector en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, en el aprovechamiento de los montes y en la prevención de incendios forestales.

APPA-Biomasa considera además que las biomasas son precisamente las tecnologías que no deberían ser incluidas en el Real Decreto, ya que ni han superado «con creces» sus objetivos ni han supuesto nunca un incremento del sobrecoste para el sistema.

El bloqueo de ayudas a las renovables frena una planta de biomasa en Marne