miércoles. 17.08.2022
Campo

Bruselas da el visto bueno político al Plan Estratégico que regirá la PAC desde 2023

No habrá ayuda acoplada al girasol y la colza y Planas propone dedicar los fondos a ayuda básica a los productores
La comisaria europea Stella Kyriakides conversa con el ministro Luis Planas. STEPHANIE LECOCQ
La comisaria europea Stella Kyriakides conversa con el ministro Luis Planas. STEPHANIE LECOCQ

La Comisión Europea (CE) confirmó ayer la aprobación política del plan nacional en el que España detalla cómo va a aplicar la nueva Política Agrícola Común (PAC), que entrará en vigor en enero de 2023.

«Estoy muy feliz de anunciar que terminamos las discusiones con cinco Estados miembros (Portugal, Polonia, España, Dinamarca y Francia). Para esos países, procederemos con el lanzamiento del proceso de aprobación», declaró el comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski, durante la reunión de ministros del ramo de los Veintisiete que se celebró ayer en Bruselas. Añadió que otros países les acompañarán «pronto», ya que Bruselas considera que «hasta diez Estados miembros pueden enviar una nueva versión (del plan nacional) antes de la pausa veraniega».

Entre las últimas modificaciones introducidas para la aprobación del plan, la Comisión Europea no ha considerado la inclusión de girasol y colza en el plan proteico, la propuesta española es destinar los 45 millones de euros previstos para estos cultivos e incrementar la ayuda básica a la renta de las regiones donde se producen.

Para el pasado 1 de enero, los Estados debían haber enviado a la CE los planes estratégicos sobre la PAC. A continuación, Bruselas propuso mejoras a los países, que pusieron en marcha las revisiones y correcciones de sus documentos nacionales.

Una vez que el Ejecutivo comunitario considera que las modificaciones realizadas por los países responden de manera satisfactoria a las observaciones planteadas, los países pueden enviar la versión revisada del plan, con lo que se pone en marcha la aprobación oficial.

En septiembre
Comienza el proceso de aprobación del documento español, que puede tardar aún seis semanas

Así, España ya puede remitir al Ejecutivo comunitario el plan revisado, que tardará alrededor de seis semanas en ser adoptado de manera definitiva, el plazo para que la Comisión concluya los trámites administrativos necesarios.

«El procedimiento de aprobación lleva en torno a seis semanas, así que deberíamos tener las primeras decisiones sobre adopciones a principios de septiembre», expuso el comisario de Agricultura.

A su llegada a la reunión de ayer, el ministro español, Luis Planas, ya dijo confiar en que Bruselas diera luz verde política al plan nacional.

«El pasado jueves concluimos con la Comisión Europea los contactos técnicos para la conclusión del plan estratégico nacional de España. Ha sido una discusión larga, fructífera, muy positiva, como consecuencia de la cual el jueves pasado, jueves 14, nos autorizó la Comisión al envío definitivo del plan», declaró.

Negociaciones
El ministro considera «fructíferas» las negociaciones para que se respalde el plan

«En el día de hoy esperamos que la Comisión Europea, el comisario Wojciechowski, nos confirme la aprobación política del plan, que después tiene que seguir una serie de trámites administrativos en el seno de la Comisión, del colegio de comisarios, y según nuestra información podría estar concluido este mismo verano», expuso el ministro.

Wojciechowski, durante el encuentro ministerial, recalcó que el Ejecutivo comunitario está haciendo «todo lo que está en sus manos» para finalizar las discusiones sobre los planes «lo antes posible».

«Tenemos la intención de adoptar todos los planes para finales de año, a más tardar. En este momento, estamos seguros de que podemos adoptar todos los planes estratégicos este año. Esto es esencial para dar certidumbre a nuestros agricultores», ilustró el político polaco. Agregó que cuanta más certidumbre se pueda dar a los agricultores, más certidumbre se tendrá en la producción y seguridad alimentaria.

El ministro reconoció la importancia de una «aprobación rápida» de los planes «a la luz de la crisis ucraniana», pero afirmó que también se debe garantizar que los planes cumplen con los objetivos y «ambiciones» de la reforma de la PAC.

Sobre la no inclusión del girasol y la colza en las ayudas acopladas y el desvío de los fondos a la ayuda básica, Planas aseveró que «esto facilitará a nuestros agricultores y ganaderos la planificación de sus cultivos y producciones para la próxima campaña», según se recoge en un comunicado del ministerio.

España también su compromiso con la propuesta de reglamento sobre el uso sostenible de productos fitosanitarios que prepara la Comisión, con el objetivo de reducir el uso de las sustancias que tengan mayor efecto secundario sobre el medio ambiente.

Bruselas da el visto bueno político al Plan Estratégico que regirá la PAC desde 2023
Comentarios