martes 26/10/21

En busca de un marco común que ponga fin a las desigualdades de las 17 leyes autonómicas

Un perro o un gato abandonado en España será sacrificado finalmente dependiendo de la comunidad autónoma en la que se encuentre. Y es que España cuenta con 17 leyes autonómicas que velan por los intereses de los animales de compañía, y que en algunos casos, como Madrid o Barcelona, ya tienen implantado el sacrificio cero para los que son abandonadas pero que en la mayoría sigue significando la muerte para todos aquellos que no logran ser adoptados. La nueva ley del Gobierno quiere acabar con esas desigualdades e implantar un marco común en el que impere el fin de los sacrificios, a no a no ser por una causa de salud justificada, y nunca por motivos económicos como ahora se hace en muchos territorios.

Se creará un Comité Científico y Técnico para asegurarse el cumplimento de la ley, así como comisiones territoriales en las comunidades autónomas y un observatorio estatal contra el maltrato animal.

También se prevé la creación de un fondo cuyo objetivo será poner en práctica aquellas medidas destinadas a la consecución de los objetivos de esta ley, que estará dotado con las aportaciones que anualmente se consignen en los Presupuestos Generales del Estado. Otra novedad es que los municipios de más de cinco mil habitantes deberán contar con centros de protección propios o concertados.

En busca de un marco común que ponga fin a las desigualdades de las 17 leyes autonómicas