sábado. 28.01.2023
CAMPO

Cada agricultor deberá tener un plan de abono de su finca en aras de la nutrición sostenible

El nuevo decreto ya está aprobado para entrar en vigor en 2024 y tiene como objetivo limitar el uso de fertilizantes
                      Finca agraria en Castilfalé. JESÚS F. SALVADORES
Finca agraria en Castilfalé. JESÚS F. SALVADORES

Cada agricultor deberá tener un plan de abono y un cuaderno de explotación de su finca, una medida incluida en el Real Decreto sobre nutrición sostenible en los suelos agrarios que acaba de ser aprobado y que entrará en vigor el 1 de enero de 2024.

El documento, que se aplicará a todas las actividades agrícolas y forestales que aporten de forma directa o indirecta nutrientes al suelo, recoge unas normas básicas para «fertilizar racionalmente los cultivos», a través de unas buenas prácticas agrícolas mínimas que deben tenerse en cuenta al aplicar los nutrientes en los suelos agrarios. Se exceptúa de esta obligación a las unidades de producción que no superen las 10 hectáreas de superficie, siempre que sean de secano o estén dedicadas únicamente a pastos o cultivos forrajeros para autoconsumo.

Además, con este decreto, el Gobierno central crea el registro general de fabricantes y otros agentes económicos de productos fertilizantes, con el doble objetivo de mejorar la vigilancia en el mercado, y facilitar la puesta en marcha de una recogida de datos que permitan «mejorar el cálculo de las emisiones a la atmósfera derivadas del uso de los productos fertilizantes». Entre otras cuestiones, el real decreto regula la profesión de «asesor en fertilización».

Protocolo general

La normativa afecta a todas las actividades agrícolas y forestales que aporten nutrientes al suelo

Así, se establece la creación de la sección de fertilizantes en el cuaderno de explotación y la información mínima que los agricultores deben incorporar en materia de aporte de nutrientes a los suelos agrarios, los requisitos mínimos de un plan de abonado, unas buenas prácticas agrícolas mínimas, comunes al territorio nacional, para aplicar los nutrientes a los suelos agrarios con independencia de su origen.

Otro de los requisitos es la creación de un registro para tratamientos fitosanitarios, de forma que cada explotación agraria mantendrá actualizado el registro de este tipo de prácticas.

También se impulsará que los operadores anoten en el cuaderno de explotación la fecha de inicio del apilamiento de estiércol, productos fertilizantes orgánicos y otros materiales de origen orgánico.

Sobre fertilizantes

Se crea el registro general de fabricantes de fertilizantes y regula la profesión de «asesor»

La normativa no se aplicará a las condiciones de gestión del estiércol dentro de las instalaciones de la explotación ganadera pero la aplicación de los estiércoles a los suelos agrarios dentro de este tipo de explotaciones sí quedará sujeta al Real Decreto

Estas prácticas, según se recoge en el Real Decreto, deberán avanzar en la gestión sostenible de la nutrición de los cultivos y así como el incremento, de forma sostenible, de la producción agroalimentaria. También apuesta por mantener la materia orgánica de los suelos agrarios y evitar la contaminación de las aguas causada por los nitratos de origen agrario y actuar preventivamente contra nuevas contaminaciones de esta clase. Aquí se incluye la acumulación de metales pesados y otros contaminantes en los suelos agrarios.

La normativa también prevé reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, así como el aumento de la capacidad de sumidero de carbono de los suelos agrarios y una mayor resiliencia de éstos a los impactos del cambio climático.

Entre los objetivos, figura el de preservar y mejorar las condiciones de las especies que integran la biodiversidad autóctona de los suelos agrarios y preservar la biodiversidad ligada a los suelos agrarios.

Cada agricultor deberá tener un plan de abono de su finca en aras de la nutrición...
Comentarios