lunes. 06.02.2023

Al calor de las tradiciones

El numerosos público pudo degustar la parva de orujo, la mistela, los dulces y la tradicional chanfaina cocinada por Maruja Macho
                      Mozos y mujeres de la asociación Santa Águeda de Riaño junto al gocho en la plaza de Los Pueblo. CAMPOS
Mozos y mujeres de la asociación Santa Águeda de Riaño junto al gocho en la plaza de Los Pueblo. CAMPOS

La asociación de mujeres Santa Águeda de Riaño celebró ayer una nueva edición de las jornadas de la Matanza, en concreto la edición XXVI. Esta jornada de exaltación del gocho fue suspendida en 2020 como consecuencia de la pandemia del covid 19 pero de nuevo vuelve con fuerza para dar a conocer a la gente esta tradición. Mucho público se dio cita en esta edición

Fueron los mozos del pueblo los encargados de poner en marcha cómo era la tradicional matanza del gocho cuya carne y embutidos era uno de los sustentos de todas las casas de la montaña en el periodo de invierno.

Mientras tanto las mujeres de la asociación empezaron a repartir dulces, mistela y orujo al público asistente en un acto tradicional denominado «La parva». El proceso de limpieza del animal es laborioso y largo por lo que la asociación de mujeres dispuso la degustación de la chanfaina que año tras año cocina Maruja Macho y que es un reclamo para el público que se dio cita en esta jornada festiva. Los restaurantes de Riaño ofrecieron menús donde la gente pudo disfrutar el tradicional y conocido cocido montañés.

Para mañana miércoles, tal y como viene siendo tradición se celebrará una comida popular a las 14.30 horas con la degustación de patatas con carne, chorizo y costillas. Para ello ya está preparada una carpa como comedor provisional.

La asociación de mujeres Santa Ágüeda de Riaño ha llegado a cumplir ya 26 años con esta tradición de la matanza donde el objetivo es dar a conocer a la gente que visita la montaña de Riaño coincidiendo con el puente de la constitución de una de las tradiciones de esta montaña. Cada vez son menos las familias que realizan la matanza en sus casas. Es una tradición que se va perdiendo y estas jornadas que también se vienen celebrado por distintos municipios de la montaña oriental leonesa como exaltación de la matanza buscan que los mas jóvenes conozcan de donde sale la carne del cerdo que llega a los supermercados.

Al calor de las tradiciones