domingo. 05.02.2023

El campo leonés supera este año los 36.200 siniestros con indemnizaciones de 7,5 M €

Las explotaciones ganaderas suman más del 70% de las incidencias de un ejercicio con casi 40.000 hectáreas dañadas
campo
Campo de cultivo en la provincia de León. MARCIANO PÉREZ

El campo leonés ha recibido este año indemnizaciones por valor de 7,5 millones de euros, una cifra que se corresponde en su mayor parte a los daños causados por la sequía, especialmente en las casi 40.000 hectáreas de cultivos dañadas. El importe de los pagos ha aumentado significativamente respecto a 2021, concretamente un 25 por ciento.

Según los datos recabados por Agroseguro, que constatan las indemnizaciones registradas hasta el pasado 15 de noviembre, desde el pasado 1 de enero se ha dado parte de 36.229 siniestros, algo más del 70 por ciento de ellos vinculados a las explotaciones de ovino y caprino, que han registrado 12.830 siniestros, y a las reclamaciones de explotaciones de bovino, con 12.092 partes. A ellas se suman los 3.443 siniestros declarados en el vacuno reproductor.

Falta de agua

La sequía ha afectado durante este ejercicio a 39.232 hectáreas, 15-466 más que en 2021

Son las ganaderías más afectadas de León en lo que va de año, con unos daños que están valorados en 3,2 millones de euros y de los que ya se han liberado más de 2,6 millones.

En cuanto a los cultivos, los cereales de invierno y las oleaginosas acaparan las indemnizaciones, con 2,1 millones de euros para 975 y 792 siniestros declarados, respectivamente.

La sequía ha afectado durante este ejercicio a 39.232 hectáreas, correspondientes a casi 22.000 parcelas. El trigo blando, el girasol y la cebada suman la gran mayoría de los daños. Es un porcentaje sensiblemente superior a los cultivos siniestrados en 2021, cuando se certificaron 23.766 hectáreas dañadas.

En cuanto al pedrisco, afectó a casi 6.200 hectáreas, más de la mitad de ellas de maíz. Los daños registrados por la fauna silvestre afectaron a 701 hectáreas, y a los referidos a la fauna cinegética ascendieron a 517 hectáreas.

El informe de siniestralidad de Agroseguro se destaca que precisamente el girasol acusó la escasez de precipitaciones durante el final de la primavera y el verano en todas las zonas de producción, y una gran superficie de cultivo resultó afectada por la sequía existente. El rendimiento cayó especialmente en secano.

También la falta de precipitaciones afectó al cereal de invierno, con expectativas para las cosechas que quedaban limitadas por la escasez de agua durante la maduración del grano. El informe señala que ninguna comunidad autónoma escapó de los efectos causados por este tiempo seco y las pérdidas de producción fueron significativas en algunas de ellas y muy importantes en otras.

Precisamente la Lonja de León destacó la semana pasada que en la provincia leonesa se ha vuelto a reiniciar la cosecha del maíz después de las últimas lluvias, y más del 70% de la superficie de este cereal ya está cosechada; como ha venido ocurriendo durante los últimos años, si el tiempo es propicio, será prácticamente testimonial el maíz que no requiera su paso por secadero.

El campo leonés supera este año los 36.200 siniestros con indemnizaciones de 7,5 M €
Comentarios