domingo 20/6/21
Infraestructuras

El canal de Arriola, una trampa mortal para decenas de corzos casi a diario

La CHD anuncia la construcción de rampas de evacuación al finalizar la campaña de riego
Los siete corzos localizados en el canal de Arriola, antes de ser ayer mismo retirados. DL

El canal de Arriola, a su paso por Valdefresno, se ha convertido en una trampa mortal para decenas de animales que día sí día también aparecen ahogados en esta presa.

Las últimas víctimas, siete corzos, uno de ellos en avanzado estado de descomposición, no pudieron sortear esta «mortal» infraestructura.

El goteo de muertes es constante, ya que se cuentan por decenas los animales que cada día caen en los kilómetros y kilómetros de canales de riego que atraviesan la provincia. La mayoría son corzos y jabalíes, aunque son muchas las especies afectadas por estas infraestructuras, como perros y gatos.

Tras la denuncia ayer de un vecino que realizaba deporte por las inmediaciones de Paradilla de la Sobarriba, un camión de Enervisa recogía los animales para su posterior traslado a la planta incineradora.

La elevada mortalidad que presentan los canales de riego para la fauna es una cuestión muy denunciada en los últimos años, tanto por parte de los ayuntamientos como de los vecinos de los pueblos, asociaciones de cazadores y sociedad en general que reclaman a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD, organismo responsable de estas infraestructuras, soluciones urgentes que acaben con esta «sangría» que supone además un problema de salubridad, ya que por esos canales discurre el agua que posteriormente está destinada al riego de los distintos cultivos.

Según fuentes de CHD, «el personal técnico de este organismo de cuenca inspecciona la traza de los canales de forma prácticamente diaria, dentro de sus labores rutinarias de vigilancia y control sobre las infraestructuras hidráulicas de riego». Por eso aseguran que una vez que se encuentra visualmente un animal muerto en cualquier parte de la infraestructura, se procede a la notificación para su retirada, que se realiza a través de un apoyo externo y, de forma semanal, para el caso concreto del Canal de Arriola.

Por este motivo, y ante las continuas denuncias, CHD anuncia que «la construcción de las rampas de animales que se van a construir en los canales de Villalaco y de Arriola comenzará después de la campaña de riego 2021, para no interferir en el normal transcurso de la misma». Estas obras se integrarán dentro de las actuaciones a desarrollar fruto de un Convenio entre la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación del Miteco y el Organismo.

El canal de Arriola, una trampa mortal para decenas de corzos casi a diario
Comentarios