lunes 6/12/21
Respuesta del consejero a la campaña de Garzón

Carnero: «El consumo moderado de azúcar es bueno para el cerebro»

El consejero de Agricultura responde así al ministro Garzón tras su «nuevo ataque» al sector
                      El consejero, en el vídeo que colgó ayer en Twiter. DL
El consejero, en el vídeo que colgó ayer en Twiter. DL

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, recomendó ayer al ministro de Consumo, Alberto Garzón, el consumo «moderado» de azúcar porque es bueno, «entre otras cosas», para el «cerebro».

A través de un vídeo que ha colgado en su cuenta de Twitter,, Carnero lamenta este nuevo «ataque» del Gobierno de España al medio Rural, a través de la campaña presentada esta semana en el Ministerio, y que bajo el título los Hijos del Azúcar trata de alertar sobre el aumento de la obesidad infantil.

«El lobo, el azúcar, que no cosumamos carne y hoy una nueva campaña del Ministerio de Consumo y su ministro Garzón en contra del azúcar, diciéndole a las familias lo que tienen que hacer con sus hijos. Muy de comunistas. ¡Deje señor Garzón que las familias eduquen a sus hijos como consideren oportunas!», ha explicado el consejero.

En este punto, ha indicado que este producto, consumido con «moderación» es bueno, entre otras cosas, para el «cerebro». «Por eso yo le recomiendo a usted y a todos que consumamos azúcar de manera moderada», ha ironizado.

Carnero, que se ha mostrado «orgulloso» del azúcar que consume desde pequeño cuando su madre le daba para merendar rebanadas de pan Candeal tostado y que ha invitado a probar al ministro, ha asegurado que desde la Junta y desde el Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco no se va a dejar solo a los «remolacheros».

El sector remolachero representa en la provincia de León a 400 agricultores, con 3.650 hectáreas cultivadas y 330.000 toneladas de producción al año, y a 140 trabajadores en la única planta azucarera, la de La Bañeza.

En Castilla y León lo constituyen más de seis mil agricultores remolacheros, establecidos en Castilla y León, Andalucía, La Rioja, Euskadi y Navarra, así como más de dos mil trabajadores en la industria transformadora azucarera.

20.000 familias

Fuera del propio sector, su actividad se extiende y garantiza el empleo, a unas veinte mil familias, en segmentos tales como el transporte, los servicios, la producción de semillas y productos fitosanitarios, y de instalaciones de riego. Este empleo se da principalmente, en zonas rurales vulnerables, del entorno de Olmedo (Valladolid), La Bañeza, Toro y Benavente (Zamora), Miranda de Ebro (Burgos) y Jerez de la Frontera (Cádiz) y de todas las zonas remolacheras aledañas, que alimentan a las fábricas azucareras.

Carnero: «El consumo moderado de azúcar es bueno para el cerebro»
Comentarios