domingo 23.02.2020

La carretera a Aralla tendrá inversión de la Diputación

La localidad de Casares de Arbas también fue visitada por el presidente de la Diputación. RAMIRO
La localidad de Casares de Arbas también fue visitada por el presidente de la Diputación. RAMIRO

El presidente de la Diputación, Eduardo Morán, se desplazó ayer hasta Villamanín para conocer de cerca las necesidades del municipio con el objetivo de estar en contacto con los pueblos, conocer sus necesidades y ver en qué medida se pueden atender las demandas.

El alcalde, José Luis García Oblanca, y el teniente de alcalde la UPL Germán Tascón que forman equipo de Gobierno, recibieron al presidente provinciacial que estuvo acompañado do por los diputados de Infraestructuras, Luis Alberto Arias; Contratación, José Pellitero, y Hacienda, Santiago Dorado. Durante el encuentro analizaron las necesidades más urgentes de este municipio y escucharon las propuestas y reivindicaciones de sus representantes locales. Entre ellas, destacan las actuaciones pendientes en diversas carreteras de la red provincial. Por un lado, la carretera que enlaza Villamanín y Aralla por Rodiezmo (LE-3503), que lleva años pendiente financiación y que presenta una inversión de 8 millones de euros. Dado el elevado coste del proyecto se ha propuesto ejecutarlo por fases, comenzando por el tramo entre la N-630 a la altura de Villamanín y Rodiezmo. Las obras, con un presupuesto de 600.000 euros, consistirían en acometer la ejecución de un nuevo puente sobre el río Bernesga en la localidad de Ventosilla, el ensanche y mejora del firme hasta la entrada de Rodiezmo y la renovación del firme en la travesía de la localidad. No obstante, como afirmó ayer el presidente durante su visita, «lo que prima por encima de todo es la seguridad» por lo que aprovechó esta visita al municipio para comprobar in situ la situación de las carreteras y determinar así las prioridades.

Por otra parte, los representantes municipales del Ayuntamiento montañés expusieron también la necesidad de actuar en la carretera LE-3507, de la N-630 a Golpejar de la Tercia, construyendo una variante que, partiendo desde la trama urbana de Villamanín discurra por la margen derecha de la vía ferroviaria y conecte con la carretera de Golpejar. «La vía actual salva la línea férrea con una obra de fábrica cuyas dimensiones no permiten el paso de vehículos de gran tonelaje como las quitanieves o el camión de la basura, imprescindibles para dar servicio a la localidad. También ha sido motivo de demanda la mejora de la carretera que va de Camplongo a Pendilla».

Morán manifestó que son muchos kilómetros de carretera, más de 6.000, los que conforman la red provincial y que esperan poder comenzar a dar respuesta a las demandas de este municipio en materia de infraestructuras a lo largo del mandato, indicando que, no obstante, la previsión es dedicar el remanente de tesorería a carreteras.

La carretera a Aralla tendrá inversión de la Diputación