jueves 19/5/22
jesus
La vivienda de Muñoz Blas quedó reducida a escombros. JESÚS F. SLVADORES

En medio de ninguna parte y en una zona de acceso no recóndito pero sí poco frecuentado, Muñoz Blas se había construido una vivienda prefabricada en la que residía permanentemente. Pocos días después de que se ordenara su reclusión preventiva en prisión, la vivienda del sospechoso ardió sin que se supiera quién había sido el autor del incendio intencionado que, según los investigadores, se produjo de forma repentina pero  premeditada.

Miguel Ángel no tenía demasiados amigos en la zona pero tampoco era una persona que se hubiese granjeado demasiadas enemistades. Sorprendió lo ocurrido y hubo quien lo achacó a una venganza,, aunque de origen desconocido, a tenor de los datos que se recabaron.

Además de los 23 años de prisión, la sentencia concluyó que el acusado debía de hacer frente a indemnizaciones por valor de 150.000 euros. Apenas se ha satisfecho una mínima parte testimonial, puesto que el acusado es insolvente y tenía un modo de vida muy particular. De momento sobrevive en la cárcel lo mejor que puede. 

La casa del criminal ardió pocos días después de que fuera encarcelado
Comentarios