Castañón: «Nuestros técnicos dan fe de que la petición es legítima»

«Estamos al lado del Ayuntamiento de Cabrillanes y aunque no tenemos poder ejecutivo como tal, conocemos la historia y nuestros técnicos dan fe de que la reclamación de estas hectáreas es legítima», señaló ayer el vicepresidente primero de la Diputación, Francisco Castañón, convencido de que «tarde o temprano» esa parte del terreno que hoy forma parte del Principado de Asturias será finalmente leonesa.

El máximo órgano provincial estuvo presente en la reunión que se celebraba el pasado jueves en Cabrillanes para analizar de nuevo el tema del deslinde con el que se marcará el nuevo límite territorial entre León y Asturias. La justicia ya ha dado la razón a las reclamaciones leonesas y también los técnicos de la Diputación, que con sus informes avalan que las 674 hectáreas deberían pasar a formar parte de la provincia. «Nuestro apoyo será total hasta que el conflicto se solucione», insistió Castañón. El principal error proviene del año 1946, fecha en la que el Servicio Geográfico del Ejército asignó erróneamente a Asturias una parte de terreno que le correspondía a León y fue el Ministerio de Administraciones Públicas quien invalidó esa división y devolvió a León, en el 2005, 128 hectáreas que usurpó el Principado. Pero aún faltan casi 700 por dirimirse pese a que en 2014 el Tribunal Supremo confirmó la sentencia del Superior de Justicia del 2013 en la que daba la razón al Ayuntamiento de Cabrillanes.