sábado 4/12/21

El presidente de la Federación de Caza de Castilla y León, Santiago Iturmendi, aplaudió la decisión de la Junta de casi eliminar las tasas de las licencias de caza y pesca en esta Comunidad, a la vez que ha alertado de las normas de bienestar animal que sopesa el Gobierno central, inspiradas por «grupos de perroflautas» y «sin base científica».

En declaraciones a EFE, Iturmendi confía en que esta decisión de la Junta, que rebaja el precio de la licencia general de caza a un pago simbólico de 2 euros y de pesca a 1 euro, sea «la puerta para que vengan otras medidas» que beneficien a esta actividad cinegética, como las ayudas para la mejora de los hábitat previstas en la Ley de Caza y que están pendientes de desarrollo.

El presidente de la Federación sostiene que estas medidas pueden contribuir a que esta actividad recupere el nivel de licencias que había hace años, lastrado por la «falta de relevo generacional»: «ahora la gente es más urbanita y de asfalto», ha lamentado, convencido de que son los cazadores los «más ecologistas».

En este sentido, ha alertado de que ya tienen convocada para el 20 de marzo una movilización de protesta en el Paseo de la Castellana de Madrid para «pelear y luchar por el medio rural, por la España vaciada».

Los cazadores aplauden la rebaja y piden más medidas