martes 17/5/22

Los cazadores confirman el declive que sufre la codorniz, la especie con más presión cinegética en León

Solo en la provincia de León se abatieron en la pasada temporada 112.249 ejemplares, de los 551.003 de la comunidad
undefined
La tradición de la caza en León es ancestral. NORBERTO

Sólo en la provincia de León se cazaron en la anterior temporada, la 2020-2021, un total de 112.249 codornices, de las 551.003 capturadas en toda Castilla y León, lo que la convierte en la especie en la que mayor presión cinegética sufre en la comunidad, seguida del conejo, con 431.112 capturas, 35.248 de ellas en la provincia de León, y de la perdiz roja, con 159.782 ejemplares abatidas, 23.469 en León.

Sin embargo las capturas han descendido en la última década, como se pone de manifiesto en el último informe de Cazdata, banco de datos elaborado por la Federación de Caza de Castilla y León, con el apoyo económico de la Junta de Castilla y León, de la última temporada, la correspondiente a la campaña 2020-2021. En esta publicación, se confirma que la codorniz es la especie con mayores rendimientos cinegéticos en Castilla y León, con 8,24 capturas cada cien hectáreas, 2,48 en el caso de León.

Por lo que se refiere a las capturas, los propios cazadores apuntan en el informe que tras mantenerse estables en las temporadas 2015-2016 y 2016-2017, estas han vuelto a descender nuevamente en la temporada 2017-2018, prosiguiendo así la tendencia descendente comenzada en la campaña 2011-2012. En las tres últimas campaña —prosigue Cazdata—, los rendimientos de captura han repuntado, hasta alcanzar las 8,24 cada cien hectáreas antes apuntadas, lo que supone el máximo de capturas de las últimas seis campañas.

Sin embargo, estos datos quedan muy lejos del máximo histórico registrado en la campaña 1997-1998, cuando se cazaban 23,95 codornices por cada cien hectáreas.

Esto hace que las poblaciones se resientan temporada tras temporada. Según Cazdata, tras una leve recuperación de la tendencia poblacional en la campaña 2016-2017, la 2017-2018 volvió a ser negativa, según el 87,7 de los cotos que califican la tendencia como descendente. En la temporada 2018-2019, los cazadores reiteraron su percepción negativa sobre la especie y en el 74,2 por ciento de las encuestas realizadas se indicó que las poblaciones habían descendido.

Finalmente, en la campaña 2020-2021, los cazadores apuntan que se sigue atisbando un retroceso de la especie.

Para revertir esta situación, la Junta de Castilla y León, en su nueva Ley de Caza estrenada el pasado mes de agosto, puso en marcha algunos mecanismos para reducir la presión cinegética sobre las especies en situación desfavorable como es el caso de la codorniz y limitó su caza de a 25 ejemplares por cazador al día.

Además, esta estableció también la prohibición general de cazar tres días seguidos sobre la misma especie salvo excepciones recogidas en el Plan Cinegético.

Según SEO/BirdLife, esta excesiva presión cinegética es la primera causa de mortalidad directa para la especie. A ello se unen otras causas indirectas, como pueden ser determinadas prácticas ligadas a la agricultura intensiva, las introgresiones genéticas por la suelta de codornices de granja o la destrucción y pérdida de hábitats, que están provocando un serio declive en esta especie.

Los cazadores confirman el declive que sufre la codorniz, la especie con más presión...
Comentarios