viernes. 27.01.2023
                      Imagen de una osa con crías en pleno corredor captada por fototrampeo. DL
Imagen de una osa con crías en pleno corredor captada por fototrampeo. DL

El Club Deportivo 4 Valles formado por varias decenas de cazadores y el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas) han suscrito un convenio de colaboración que permitirá unir esfuerzos para la protección del oso pardo en la comarca de Omaña.

«La presencia de osas reproductoras en esta comarca es ya una realidad y motiva que se extremen todas las medidas para conseguir la protección de esta especie en peligro pero que incrementa su población y ocupa nuevos territorios al sur de las montañas cantábricas», indica el colectivo ecologista en un comunicado remitido ayer.

El objetivo de este convenio entre cazadores y conservacionistas es principalmente consolidar y garantizar la presencia del oso en estos territorios, lo que «implica una colaboración conjunta de intercambio de información sobre avistamientos, localización y seguimientos de los osos que ocupan estos territorios».

Objetivo
El convenio busca consolidar y garantizar la presencia del oso en estos territorios

El acuerdo, promovido por iniciativa de los propios cazadores que se pusieron en contacto con Fapas, conllevará también el desarrollo de otras actividades, en concreto con la mejora del conocimiento del uso del territorio por parte del jabalí.

«La comarca de la Omaña es una de las pocas áreas del norte de España donde aún hay presencia de urogallos y donde, muy posiblemente, la presencia del jabalí tenga una fuerte influencia negativa sobre la conservación de esta especie actualmente en máximo riesgo de extinción», han explicado.

Otras actuaciones
También se contempla ampliar el conocimiento del uso del territorio por parte del jabalí

Fapas gestiona ya un coto de caza en esta zona para trabajar en la obtención de información sobre el uso del territorio por parte del jabalí, así como evaluar el riesgo que supone la presencia de esta especie para la conservación del urogallo.

Para Fapas esta colaboración con sectores cinegéticos implicados en la conservación de la naturaleza donde se está produciendo la ocupación y expansión del oso pardo -como son las comarcas situadas al sur de la cordillera Cantábrica- son líneas de trabajo que «se deben de priorizar y fomentar».

Cazadores y ecologistas se unen para proteger al oso pardo en Omaña
Comentarios