miércoles 18/5/22
Plan hidrológico

La CHD anuncia que la licitación de las balsas del Órbigo está «próxima»

La Junta pide 7.000 hectáreas más de regadío en el Plan Hidrológico, parte para Valderas

La Junta de Castilla y León ha pedido que el nuevo Plan Hidrológico de la Cuenca del Duero, que está en fase de alegaciones, incorpore 7.000 hectáreas más de regadíos nuevos en esa Comunidad, a sumar a las 49.000 que ya prevé, para las zonas de Valderas, en León, el sector quinto del Cea-Carrión y la Valdavia, en Palencia, y una ampliación de la Armuña, en Salamanca.

Así se lo trasladó ayer el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta, Jesús Julio Carnero, a la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero, Cristina Danés, en una reunión en la que han analizado fundamentalmente las alegaciones del Gobierno regional a ese plan hidrológico, que regulará las actuaciones hasta el 2027. Carnero trasladó su preocupación por el hecho de que la cuenca del Duero sea la que menor capacidad de regulación tiene, dentro de las grandes cuencas españolas, por lo que para la Consejería resulta necesario incrementar esta capacidad.

Sobre este asunto, la presidenta avanzó que finalizado el proceso de información pública se sacará a licitación el proyecto de construcción en la zona leonesa de Carrizo de las balsas del Órbigo, que permitirán un mayor aprovechamiento del agua de ese cauce.

En declaraciones a los medios tras la reunión, Danés ha apelado a la «máxima precaución» y a una política «muy preventiva» a la hora de incorporar más hectáreas de regadío, en el «difícil equilibrio» que conlleva la bajada de aportaciones de agua por el cambio climático, que llevan a la incertidumbre en estos momentos.

Está garantizado el suministro de agua para determinados riegos «y no se puede poner en peligro las inversiones que han hecho los regantes» de las hectáreas que ya hay de regadío, a los que hay que garantizar ese agua, ha sostenido la presidenta del organismo de cuenca.

El consejero ha sostenido que hay que ser «ambicioso», desde el respeto al equilibrio del uso adecuado y eficiente del agua y que siga «habiendo los agricultores que están presentes en el escudo de la Confederación». «Y la clave para que haya agricultores es que haya agua».

Hasta el 22 de diciembre se pueden presentar alegaciones al borrador del plan, entre las que la Junta incluirá esa mayor dotación de hectáreas de regadío, que actualmente son el 12 por ciento de los cultivos de la Comunidad, nueve puntos menos que el 21 por ciento de media nacional.

En una reunión que ha transcurrido dentro del «buen clima» y el «entendimiento», para «aunar esfuerzos y equilibrios», Carnero ha planteado además más regulaciones, ya que actualmente están en el 30 por ciento y hay una capacidad de mejora hasta el 50 por ciento.

En esa materia, ha pedido que aunque está prevista la regulación en el Órbigo, que ésta sea más ágil y rápida; en cuanto a la del Carrión y las Cuezas para el consejero lo que aparece el borrador del plan es insuficiente y con un presupuesto inferior al que recoge el plan vigente y que no se ha aplicado.

Y se ha referido a nuevas regulaciones necesarias en el Cega y la presa de Santa Teresa, en Salamanca, que «van a ser parte de la solución en las zonas norte de Salamanca, sur de Valladolid, oeste de Ávila, y suroeste de Segovia, al problema que tienen los regantes en esa zona que «no tienen expectativas positivas. No son las que deberían ser».

La presidenta del organismo de cuenca se ha referido, a preguntas de los periodistas, a otras cuestiones como la presa de Castrovido, en Burgos, cuya presa de cola está bastante llena tras las últimas lluvias por lo que «sigue su curso la puesta en carga» de la misma.

La CHD anuncia que la licitación de las balsas del Órbigo está «próxima»
Comentarios