miércoles. 06.07.2022

1. Defensa a ultranza. La amenaza que se cierne sobre las diputaciones, instituciones en el punto de mira de partidos como Ciudadanos o Podemos, ha tenido una contundente respuesta desde el Palacio de los Guzmanes, donde se ejercita una defensa a ultranza del papel de la institución como «el alma que vela por los pueblos». Sin embargo, no hay consenso, pues sólo UPL y CB apoyaron al PP en la moción que se llevó a pleno.

2. Consenso pese a la mayoría. La cómoda mayoría con la que el PP gobierna en la Diputación no se ha transformado, en este primer año de mandato, en rodillo. El consenso es uno de los mantras del presidente provincial que ha buscado, y casi siempre conseguido, el apoyo de la oposición en la mayoría de las iniciativas que se han planteado desde la institución provincial.

3. La provincia arde. Y las miras se dirigen hacia la Diputación, r por incendios como el que hace dos semanas azotó a Embutidos Rodríguez. La puesta en marcha del plan de bomberos en las comarcas es una prioridad urgente. Dos avances: la consignación de seis millones y la promesa de que los bomberos serán profesionales.

4. Una casa para todos. Martínez Majo quiere que la Diputación sea la casa de todos los pueblos y prueba de ello ha sido el reparto equitativo del Plan de Juntas Vecinales cuyos fondos llegarán, por primera vez, a cada una de las 1.231 pedanías de la provincia.

5. Todos a una para impulsar el turismo. León, capital y provincia, como un destino turístico único, es uno de los retos de esta nueva etapa de la institución provincial. La complicidad con el Ayuntamiento de León en este sentido se ha materializado en campañas de promoción conjuntas, con la cueva de Valporquero como estrella, pues cumple este año su 50 aniversario.

Claves de un mandato