miércoles. 08.02.2023

Con el huerto en el bolsillo

Una empresa astorgana distribuye en exclusiva para toda la Ruta Jacobea un chubasquero obtenido de la patata que incorpora semillas para llenar de hortalizas el Camino.
El impermeable, pensado para el ciclista y el caminante, es biodegradable.

Inventado en Asturias por la firma Equilicuá y de fabricación nacional llega al Camino de Santiago el ‘chubas-huerto’: un impermeable fabricado en ‘bioplástico’ a partir de fécula de patata que, al contrario que los derivados del petróleo, se destruye en la naturaleza convirtiéndose en compost. La empresa astorgana La Tienda del Peregrino Distribuciones, S.L. tiene su venta exclusiva para el Camino de Santiago.

Según estimaciones del director de la distribuidora, Pedro Lorente, en el Camino de Santiago se recogen al año cuatro toneladas de basura. Así, el ‘chubas-huerto’ se convierte en una alternativa al impermeable de plástico y a tanto residuo. El peregrino que por cualquier circunstancia se deshiciera de este ‘salvatormentas’ dejará en el medio en la basura (depende d su educación) un plástico que se convertirá en tierra y del que brotarán plantas de tomate, zanahoria o guisante, en función de los modelos, siempre que el romero no retire la bolsita de semillas que incorpora, pensada, en principio, para que el comprador pueda cultivar un huerto en casa.

El chubas-huerto está pensado para el caminante y el ciclista, se puede utilizar en varias ocasiones «por la resistencia» de su ‘fantastic bioplastic’, como Equilicuá ha bautizado al polímero de la patata. Para el ciclista dispone de cintas en las mangas, que evita que el aire levante el chubasquero, protegiendo brazos y piernas; otra a modo de cinturón y una más que asegura la capucha. Cubre también la mochila del que pedalea y del caminante.

Lorente comenzó a vender los chubas-huertos a finales de este verano, cuando las peregrinaciones comenzaban a descender. Un centenar de personas adquirieron el producto en su tienda de Astorga, que también distribuye en el extranjero. El producto «está teniendo auténtico éxito en las tiendas de bicicletas de Madrid», señala. Lorente llevará el invento en breve a una feria de productos ecológicos de Nuremberg (Alemania), ha mandado mil unidades para Francia y espera cerrar pedidos en Suiza, Bélgica y Estrasburgo. «En Holanda se han vendido muy bien: unos 900 y pico desde diciembre», añade.

Se trata de un producto ecológico o de cualquier otro, lo mejor es mantener limpia la Ruta Jacobea. En la última campaña de limpieza que efectuó la Asociación de Amigos del Camino de Santiago Pulchra Leonina se retiraron 500 kilos de desperdicios entre Sahagún y El Burgo Ranero, en el Camino Francés, y entre Calzada del Coto y Calzadallia de los Hermanillos, en el recorrido Trajano, según datos del presidente de esta entidad, Luis Gutiérrez Perrino. Envases, botas y otros residuos que no se pueden imputar a los peregrinos (latas de aceite, sacos de abono…) son los principales enseres recogidos.

Con el huerto en el bolsillo
Comentarios