miércoles 27/1/21
Envejecimiento y despoblación

El Consejo de Cuentas alerta del fracaso demográfico y reclama un observatorio

Amilivia pide a los políticos que «se tomen en serio esto» y que impulsen la actividad económica
Luis Fuentes y Mario Amilivia, ayer, durante la entrega del informe en las Cortes. NACHO GALLEGO
Luis Fuentes y Mario Amilivia, ayer, durante la entrega del informe en las Cortes. NACHO GALLEGO

El Consejo de Cuentas de Castilla y León propuso ayer que la Comunidad evalúe sus políticas contra el envejecimiento y la despoblación entre 2010 y 2020 y disponga de un Observatorio demográfico como el creado en 2006, pero «no puesto en marcha de manera efectiva».

Así figura en el informe sobre la aplicación de medidas contra la despoblación por las entidades locales que ha elaborado el Consejo de Cuentas y que ha sido aprobado y presentado este lunes en las Cortes de Castilla y León.

El presidente del Consejo, Mario Amilivia, ha reconocido en la rueda de prensa que la dinámica poblacional es «un fracaso» y «el gran problema» de la Comunidad, pero ha pedido a los dirigentes políticos que «miren hacia adelante, elaboren una nueva agenda» y se tomen «en serio esto», ya que de lo contrario Castilla y León estará «abocada a una situación que no queremos para nuestros hijos».

Agenda frustrada

El informe constata que las actuaciones de la Agenda 2010-2020 no han funcionado

Amilivia ha explicado que, una vez analizadas las iniciativas acordadas en 2006 y la llamada «Agenda para la Población» 2010-2020, más allá de que algunas de ellas hayan funcionado, el hecho de que la población haya retrocedido un 2 por ciento indica que «en todo caso habrían fracasado».

«Verdad palmaria»

El informe, detallado por el consejero Emilio Melero, señala como «verdad palmaria» que los movimientos poblacionales se sustentan fundamentalmente en la búsqueda de empleo y en la actividad económica existente en cada zona, mientras que no tiene tanto peso la existencia de servicios públicos esenciales.

Proyectos piloto

El consejo recomienda experiencias piloto en varias zonas para evaluar sus efectos

En este sentido, el informe reclama a todas las administraciones —nacional, autonómica y locales— que centren el esfuerzo en generar actividad económica como puntal de las políticas demográficas.

Otro de los datos destacados por Melero ha sido que sólo 9 de las 32 entidades locales y diputaciones consultadas para elaborar este informe disponen de planes específicos para combatir la despoblación y el envejecimiento, por lo que la mayoría no dispone de un sistema de indicadores útiles para valorar la influencia de las medidas tomadas.

En este punto, el presidente del Consejo ha hablado de «incoherencias» en las políticas aplicadas en el ámbito municipal, ya que incluso se toman medidas que van en contra de la ganancia de población joven.

El informe recomienda también a la Junta de Castilla y León que, tras evaluar el anterior plan, opte por ejecutar diferentes proyectos piloto en diferentes zonas de la Comunidad para testar de forma constante el funcionamiento de cada una de ellas.

En este sentido, el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, ha reconocido que resultará «mucho más eficiente y eficaz una evaluación continua» que esperar a la culminación del próximo plan, cuya vigencia ha previsto para 2030.

Fuentes ha dado por hecho que las Cortes de Castilla y León crearán el demandado Observatorio demográfico, en forma de comisión no permanente por la que podrán desfilar expertos en esta materia para evaluar y plantear alternativas que puedan servir para la adopción de medidas, tal y como ha explicado Emilio Melero

El documento avanza también que el saldo migratorio con otros países ha sido positivo, sumando 16.982 personas. Excepto, en los años 2012 a 2015, el saldo migratorio con origen o destino en el extranjero ha sido siempre positivo para la Comunidad, especialmente concentrado en las provincias de León, Salamanca y Valladolid.

El Consejo de Cuentas alerta del fracaso demográfico y reclama un observatorio