miércoles. 29.06.2022
Manzaneda de Torío

Consiguen que el bus escolar entre en el pueblo tras dos años de lucha

La Diputación ha colocado quitamiedos para facilitar el acceso
Los niños y niñas de Manzaneda en la parada desde la que por fin podrán coger el autobús en septiembre. FERNANDO OTERO

Los niños y niñas de Manzaneda de Torío han ganado su primera gran batalla al conseguir que a partir de este mes de septiembre el autobús escolar que cubre la línea hasta el colegio de Villaquilambre, en el que están matriculados, entre en su pueblo a recogerlos.

Y es que no es una batalla cualquiera, ya que estos siete escolares de Infantil y Primaria, tenían hasta ahora que recorren un kilómetro desde sus casas por una carretera sin arcén para llegar al punto en el que les recogía el autobús escolar, ya que este no entraba en la localidad alegando que la carretera de acceso era demasiado estrecha.

Conscientes de la tremenda injusticia que desde la Consejería de Educación se estaba cometiendo con estos escolares, los padres y madres iniciaron hace dos años una campaña para conseguir que sus hijos tuvieran un transporte de calidad. Por eso, acudieron a todas las estancias que tenían a su alcance, como las consejerías de Educación y de Fomento, el Defensor del Pueblo, el Ayuntamiento de Garrafe de Torío o la Diputación de León para exigir una solución urgente para que sus hijos no tuvieran que afrontar todos los días, lloviera, nevara o hiciese un sol de justicia, ese trayecto andando, con la peligrosidad que eso suponía tanto para los niños como para los mayores que les acompañaban.

De hecho, el Procurador del Común actuó de oficio y emitió una resolución la semana pasada en la que advertía del peligro que corrían los niños a diario para ir a al colegio y en la que reclamaban a la Junta una solución urgente.

El tema llegó incluso a las Cortes de Castilla y León, a través de los procuradores del PSOE, y motivó la visita el pasado mes de abril del presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán, que acudió a comprobar el estado de la carretera LE-5607, de titularidad provincial, y que se comprometió a arreglarla y ensancharla en esta legislatura.

Hasta que eso ocurra, el servicio de Carreteras de la institución ha colocado unos quitamiedos y ha reforzado algunas señales para incrementar la seguridad de esta vía.

Comunicación de la Junta

Gracias a estas actuaciones, la Consejería de Educación comunicaba esta semana al Ayuntamiento de Garrafe su autorización para que el autobús escolar recogiera a los alumnos dentro del casco urbano, en la parada habilitada para ello por la anterior corporación municipal.

El actual alcalde de Garrafe de Torío, Miguel Flecha, se mostraba ayer muy satisfecho con la decisión de la Junta. «Ya en el último Pleno, en el que todavía estaba el anterior regidor, se acordó que el Ayuntamiento buscaría una solución para esos niños, ante la pasividad de la Junta», explicó el alcalde, que lamentó que «hayan utilizado a la carretera como excusa para no recoger a los niños, porque es igual de estrecha que otras por las que sí pasan los autobuses escolares y regulares».

Por su parte, las madres de los escolares, las verdaderas artífices de este logro, celebraban ayer la noticia de que por fin sus hijos estarán en igualdad de condiciones que el resto de los niños de la provincia.

«Tener siete niños en edad escolar, más otro más que se matriculará el próximo año, en una localidad como Manzaneda, es todo un lujo», recordaba una de las madres, que afirman que la mejor manera de luchar contra la despoblación es mejorar servicios como por el que llevar más de dos años peleando.


Barreras de seguridad instaladas por la Diputación. FERNANDO OTERO

Consiguen que el bus escolar entre en el pueblo tras dos años de lucha
Comentarios