domingo 29/11/20

La cordillera alberga 298 ejemplares, el 80% en León

El primer censo de urogallo cantábrico, publicado en 2019 tras ser declarada especie de situación crítica, atestigua que quedan tan solo 292 ejemplares, que sobreviven en un área de distribución de 350 kilómetros cuadrados de la Cordillera Cantábrica. El 80% de los ejemplares (233) se localizan en las comarcas leonesas de Alto Sil y Omaña y el 20% restante (59), en el suroccidente asturiano.

Los datos evidencian el estado de severa amenaza que atraviesa la especie y la necesidad de reforzar las medidas de conservación por parte de las distintas administraciones. De los 292 ejemplares contabilizados en toda la cordillera cantábrica, aproximadamente dos tercios corresponderían a ejemplares macho y una tercera parte a hembras. El 79,5 % de los urogallos se encuentra en Castilla y León, distribuidos por las comarcas de Alto Sil y Omaña, y el 20,5 % restante se localiza en la vertiente asturiana, principalmente en el Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias. No se han encontrado indicios de presencia en zonas orientales de la cordillera cantábrica. El censo fue realizado por equipos de la Junta de Castilla y León, del Gobierno del Principado de Asturias y del Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco).

La cordillera alberga 298 ejemplares, el 80% en León