miércoles 19/1/22

El covid propicia una fiesta con menos sabor popular

La tradicional romería de la Virgen de Boinas no se celebrará este año y el dinero se destinará a la lucha contra los efectos del covid
Imagen de los pendones que acompañan la procesión y de la degustación del bonito fresco. NORBERTO
Imagen de los pendones que acompañan la procesión y de la degustación del bonito fresco. NORBERTO

La tradicional romería de la patrona del municipio de Matallana de Torío tendrá una celebración más íntima este año debido al covid. El alcalde, José García, destaca que la ermita es demasiado pequeña para acoger a todos los fieles que cada año atienden la ceremonia y la procesión de la Virgen tampoco llegará hasta el templo. «Esperemos que en 2023 podamos volver a festejarlo», explica.

Matallana de Torío vive cada 15 de agosto la fiesta de la Virgen de Boinas, un reclamo para los fieles que no se pierden el fervor y la religiosidad que cada año le ofrecen a la Virgen en su peregrinación desde la localidad de Robles de La Valcueva hasta su propia ermita. La talla es escoltada por perros, mastines, numerosos pendones y el folklore popular al son de la dulzaina y el tamboril. Y, cuando la imagen llega al templo donde se cobija durante todo el año, surge el momento álgido con los tres cánticos : ¡Viva la Virgen de Boinas! y ¡Guapa, guapa y guapa!.

Peregrinación

La peregrinación de La Virgen se realiza desde Robles de la Valcueva hasta su ermita

Tras la ceremonia religiosa, los asistentes degustan el tradicional plato de bonito fresco regado con sidra y vino, mientras que otros romeros visitan los distintos expositores de la Feria de Artesanía y Productos Agroalimentarios. Además, suele servirse una gran paella para todos los asistentes, otro de los puntos clave de la cita campestre. Mención aparte merece el tradicional concurso de bolos que siempre tiene una alta participación.

Y es que la junta de gobierno del ayuntamiento decidió suspender todas las fiestas patronales, incluida la tradicional y ancestral Romería de Boinas, así como todas las actividades o eventos culturales y deportivos hasta el mes de octubre, por lo que destinará las partidas presupuestarias correspondientes a la lucha contra los efectos sanitarios y económicos de la Covid-19.

El Consistorio consideró «obligada» la toma de esta decisión, «no solo para frenar la expansión del virus, sino también por respeto hacia quienes han luchado contra el virus, y hacia cuantos han fallecido como consecuencia de esta crisis y a sus familiares y amigos».

El covid propicia una fiesta con menos sabor popular