sábado. 03.12.2022

En el Día de la Tierra 2021, celebrado ayer, seis organizaciones ecologistas con amplia implantación en la cornisa cantábrica unieron sus fuerzas para emprender, con el respaldo de una campaña de donaciones, un fondo jurídico con el que impulsar acciones legales para evitar la que a su juicio será la «destrucción de las montañas cantábricas» ante la avalancha de proyectos eólicos a gran escala.

Las entidades impulsoras del proyecto son la Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica, la Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza (ADEGA), la Plataforma para la Defensa de los Valles Pasiegos, la Plataforma Bierzo Aire Limpio, la Sociedade Galega de Ornitoloxía y la Mesa Eólica de Las Merindades de Burgos.

El proyecto, que lleva por título Fondo para la Defensa Jurídica de la Cordillera Cantábrica (fdjcc.org), cuenta con la participación de un destacado grupo de juristas: María Ángeles López Lax, Olga Álvarez García, Víctor Álvarez Bayón, Antonio Ruiz Salgado, María Luz Ruiz Sinde, Fernando Adolfo de Abel Vilela. Todos con experiencia en derecho ambiental y urbanístico y la mayoría miembros de la Red de Abogadas y Abogados para la Defensa Ambiental.

Será la plataforma migranodearena, portal líder en crowdfunding de donaciones, la que acoja esta campaña que se ha marcado como objetivo alcanzar los 40.500 euros, de los cuales casi un 80 % estará destinado a acciones jurídicas impulsadas por las entidades promotoras, a apoyos legales y técnicos a otras entidades y a construir un portal web libre y gratuito con acceso a asesoramiento. El Fondo para la Defensa Jurídica de la Cordillera Cantábrica pretende recoger, atender y apoyar las sensibilidades de las numerosas iniciativas locales surgidas en los últimos meses, desde las montañas gallegas orientales al norte burgalés, desde el occidente asturiano a los valles pasiegos, desde El Bierzo hasta las montañas leonesas y palentinas.

Las promotoras de la iniciativa destacan su compromiso con las energías renovables —principalmente a pequeña escala basadas en el autoconsumo o en la proximidad de los grandes polos de uso energético—, si bien apuntan a la «actual falta de planificación y ordenación territorial y a la nula sensibilidad ambiental que muestran muchos de los proyectos en tramitación en el norte de España, con iniciativas en entornos de enorme interés medioambiental y paisajístico».

Por ello, con este proyecto centrarán sus esfuerzos jurídicos en analizar los defectos en proyectos y en las normas sobre las que deben pivotar los mismos, en la falta de zonificaciones vinculantes que contemplen la exclusión de grandes proyectos de las áreas con alto grado de biodiversidad, geodiversidad y valor paisajístico.

La situación de los últimos meses, con un aluvión de proyectos en Galicia, Asturias, Cantabria, Zamora, León, Palencia y Burgos, surge ante un panorama normativo en el que destaca la aprobación hace pocas semanas del PNIEC (Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, publicado en el BOE en fecha 31/03/2021) o el actual estado de tramitación de la Ley de Cambio Climático (en tramitación en el Senado). Mientras esos dos pilares básicos están aún sin desarrollar, decenas de proyectos se están tramitando.

Cuestación por la montaña