lunes 29/11/21

Carmen Rodríguez considera que para emprender en las zonas rurales hay que tener muy claro el proyecto, tener un plan de empresa y tener claro que se quiere vivir en las zonas rurales. «Hay que tener cuidado con el efecto llamada ya que no todo el mundo sirve para vivir en los pueblos», destacó la empresaria, «sobre todo en las zonas de montaña donde los inviernos son muy duros». Es precisamente, por las peculiaridades y dificultades a los que se tienen que enfrentar en las zonas rurales por lo que, para Rodríguez, habría que tener una fiscalidad con unos baremos diferente al resto de los negocios. «Emprender aquí es duro y difícil, te chocas con una burocracia y unas leyes que habría que cambiar ya que no tienen en cuenta las peculiaridades territoriales». Solo así, afirma, «podremos tener un relevo generacional».

«Cuidado con el efecto llamada, la vida del pueblo es dura»