domingo 22/5/22

La defensa ha tratado de demostrar durante todo el juicio que se trata de un delito de lesiones y no un intento de asesinato. «Si hubiera querido matarla lo hubiera hecho ya que la tenía a su merced —inmovilizada— y además no hubiera cogido la navaja con la que corta el pan en el trabajo sino la catana que tiene en su casa», y de las que aportaron fotos. «Total, el único daño que la ha hecho son unas marcas en la cara y otras en el cuerpo con las que ya no se podrá poner en biquini», recordó.

Para la defensa la agresión fue fruto de «una mala decisión en una mala noche», que atribuye a la ingesta de drogas, alcohol y medicamentos que el acusado tomaba recetados por la depresión y los problemas psicológicos que arrastraba desde haca tiempo.

El letrado recordó además, que fue el acusado el que le dijo a su hija, mientras agredía a su madre, que llamara al 112, maniobra que la acusación atribuye a que «quería quitársela de encima para matarla». Además, la defensa trató de echa por tierra los testimonios de madre e hija alegando que «odian» al acusado, lo que llegó a denominar «sentimiento espurio».

Defensa: «La tenía a su merced, si hubiera querido la habría matado»
Comentarios