jueves. 07.07.2022
undefined
Ejercicios de rescate de heridos en la montaña. DL

La Audiencia Provincial impuso una pena de tres años y medio de prisión a un ganadero que abatió a pedradas a otro por una enemistad. El acusado tenía antecedentes penales en el momento de cometer los hechos por hurto y se encontraba el 22 de marzo de 2018 hacia las 21:30 horas circulando a bordo de un tractor monoplaza  por el Camino de la Collada de la localidad de Caboalles de Arriba, término municipal de Villablino , tras cumplir con sus obligaciones laborales como ganadero en forma de dar de comer a los animales y porteado de leña. 

En un recodo del camino, a unos 500 metros de las primeras casas del pueblo, el tractor conducido por el acusado recibió una pedrada por el lado izquierdo de la cabina.

Dicho impacto da lugar a que la víctima detenga la marcha del vehículo y abra la puerta del mismo para comprobar qué ha sucedido, momento en que una segunda piedra penetra en el interior del habitáculo golpeando tanto el volante como a una palanca del vehículo. En dicho momento la víctima  detectó el origen de los lanzamientos recibidos en forma de persona que se encuentra a escasa distancia del tractor, y se baja del mismo para proceder a repeler la agresión recibida. 

Una vez que el acusado vuelve al lugar donde se produce la lucha se encuentra a la víctima tirada en el suelo en el mismo lugar donde lo había dejado y consciente, aunque totalmente incapaz de valerse por sí mismo

Acto seguido el acusado y el agresor, que resulta ser otro ganadero del pueblo de Caboalles de Arriba, con quien la víctima mantiene una nefasta relación como consecuencia de distintas discusiones en cuanto al uso de los pastos para el ganado, se enzarzan en una pelea en la que los dos caen al suelo. Una vez en el suelo el acusado coge el primer objeto contundente que tiene a su alcance, que resulta ser una piedra de una muria que delimita el camino y golpea con ella en al menos seis ocasiones a el acusado , tanto en la cabeza como en la cara, hasta que consigue dejarlo fuera de combate aunque consciente tumbado en el suelo. 

Después el acusado, siendo ya perfectamente conocedor de la identidad de el agresor, pero ignorante de la gravedad de las lesiones que le ha producido, el acusado está tumbado en la nieve, pero no ha perdido la consciencia, abandona el lugar de los hechos con el tractor para acudir a su domicilio en Caboalles de Arriba. Una vez en su domicilio el acusado se cambia de ropa y tras recapacitar sobre lo ocurrido decide volver al lugar de la pelea unos 20 minutos después del fin de la misma con el vehículo. El acusado tiene que aparcar su coche unos 200 metros antes del lugar de los hechos debido a la abundante nieve existente en la zona y la imposibilidad de acceso al sitio con un vehículo utilitario.

Una vez que el acusado vuelve al lugar donde se produce la lucha se encuentra a la víctima tirada en el suelo en el mismo lugar donde lo había dejado y consciente, aunque totalmente incapaz de valerse por sí mismo. consigue trasladarlo hasta su vehículo, pese a la corpulencia del lesionado, para una vez instalado en la parte trasera del mismo proceder a trasladarlo al Centro de Salud de Villablino con el fin de que sea atendido de sus heridas. 

La víctima necesitó 472 días para su sanidad

A las 22.35 horas el acusado durante el proceso de traslado en coche desde Caboalles de Arriba hasta el centro de salud de Villablino pone los hechos en conocimiento de la Guardia Civil en forma de llamada al cuartel de Villablino. Los agentes se personan en el Centro de Salud de Villablino, donde se constata por parte de los médicos que  tiene signos evidentes de etilismo al tiempo que se ordena su traslado urgente al Hospital Universitario de León para ser atendido de sus heridas debido a su importancia.

Necesitaron de 472 días para su sanidad divididos en 35 días de perjuicio muy grave, 50 días de perjuicio grave y 387 días de perjuicio moderado, quedándole a el acusado secuelas físicas en forma de Anosmia por pérdida de olfato, trastorno orgánico de personalidad, pérdida de sustancia ósea en el cráneo y material de osteosíntesis en cráneo así como secuelas estéticas en forma de diversas cicatrices en cráneo y rostro. Como consecuencia de estos hechos a el acusado le ha sido reconocida por el Instituto Nacional de la Seguridad Social la situación de Gran Invalidez en fecha de 9-5-2019. 

Deja inválido en la nieve a un ganadero de Laciana tras machacarlo a pedradas