miércoles 8/12/21

Aprecia un déficit en recursos humanos a nivel de su comarca desde hace casi dos décadas y una pérdida de población galopante. Considera que «la educación se plantea como negocio, y entonces perdemos la fortaleza del público y la pandemia nos ha demostrado que cuando perdemos el punto de vista del público, perdemos el público», señaló. Afirma que «no existe desarrollo ni regeneración de riqueza en ausencia de cultura» y ve una «depauperación» de los ciclos formativos de Formación Profesional que opina habría que relanzar porque «no tenemos profesionales y tenerlos constituye una necesidad del país y de la provincia». Propone para el asentamiento de población en el medio rural que éste ligado a un proyecto auspiciado por Europa y con participación del estado, las autonomías y los ayuntamientos. Considera que solo con una inversión a todos los niveles se podrá garantizar una calidad a los servicios de sanidad y a la educación, dos de los pilares en los pueblos. Valora que la despoblación es un problema que afecta a la educación e indica que los alumnos de Gordoncillo, 22, van a Valderas porque la Junta les ofrece comedor y transporte.

«No hay desarrollo en ausencia de cultura»