jueves. 07.07.2022
cerredo
Mina asturiana de Cerredo. DL

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal compuesta por 38 personas que robó más de siete toneladas de material en el interior de las minas de Cerredo, en Degaña, cuya cuantía, unida a los daños ocasionados, supera los dos millones de euros.

En el marco de la denominada operación “Fasgueo”, el Instituto Armado ha detenido e investigado a todos estos implicados a los que se les imputan delitos continuados de robo con fuerza, falsedad documental y pertenencia a grupo criminal tras robar más de 20 kilómetros de cables, ha informado la Comandancia de Oviedo.

Los últimos días de agosto la Guardia Civil de Pravia identificó a los ocupantes de una furgoneta que había sufrido un accidente y a los ocupantes de dos vehículos que la acompañaban.

En el interior de los vehículos fue intervenido diverso material eléctrico de alta tensión, cuya procedencia no justificaron los ocupantes de los vehículos, y los agentes realizaron tres actas de aprehensión.

Al día siguiente, se personó en las dependencias de la Guardia Civil de Degaña un representante de la Mina Cerredo para denunciar el robo de material del interior de las instalaciones por valor de 180.000 euros y tras reconocer el material requisado el día anterior le fue devuelto.

A mediados de septiembre, la Central Operativa de Servicios (COS) recibió una llamada telefónica a las 02:00 horas en la que se informaba de que en las instalaciones de la mina de Cerredo había varias furgonetas y mucha gente y que era probable que estuvieran robando material, por lo que se desplazaron hasta el lugar patrullas de Asturias y León.

En su camino al lugar de los hechos, las patrullas de la vertiente asturiana interceptaron a nueve vehículos, tres de los cuales estaban cargados con 300, 600, y 800 kilos de cable de cobre sin que los ocupantes pudieran justificar su procedencia.

Fueron identificadas 21 personas con domicilios en varios puntos de la geografía asturiana y sobre uno de los identificados pesaba una orden de detención dictada por el Juzgado de Instrucción Nº 3 de Gijón, por lo que fue detenido y puesto a disposición judicial.

Tras comprobar que el material intervenido coincidía con el incautado en días anteriores, la Guardia Civil de Pravia inició la Operación “Fasgueo” con el fin de comprobar si los robos que se estaban cometiendo en la Mina de Cerredo obedecían a un plan organizado.

Tras varios operativos, los agentes verificaron que existía una organización criminal dedicada a la sustracción recurrente de este tipo de material que estaba formada por personas vinculadas al mundo delincuencial, con multitud de antecedentes tanto de ámbito penal como policial y que sus miembros desarrollaban diversas labores específicas como robo de material, su ofrecimiento a las empresas de recuperaciones metálicas y su venta final.

Además, la organización contaba con más de treinta vehículos que eran utilizados de manera indistinta por sus miembros según la función a realizar.

Uno de los vehículos más utilizados era una furgoneta con la matrícula falsificada que fue encontrada en Avilés, donde se detuvo a su conductor y fue incautada tras comprobar que había sido robada en Móstoles.

En noviembre y diciembre, la Guardia Civil localizó a todos los implicados, 38 personas a las que se les atribuyen los delitos continuados de robo con fuerza en las cosas, falsedad documental y grupo criminal.

La investigación ha sido dirigida por parte del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción de Cangas del Narcea, donde ha sido entregado el atestado correspondiente. 

Desarticulada la organización criminal que desmanteló la mina de Cerredo
Comentarios