jueves. 02.02.2023

VANESSa ARAUJO | VILLABLINO

El Instituto Geológico y Minero de España (Igme) llevará a cabo un segundo estudio en la explotación minera El Feixolin que monotorice la evolución de la explotación y actuar en consecuencia. En este sentido, la monitorización se hará en profundidad, puesto que se ha previsto una duración de dos años, con tres informes de seguimiento durante su desarrollo y un presupuesto previsto para este fin de 175.000 euros. Este segundo estudio más amplio se va a realizar en el marco de un convenio entre la Junta de Castilla y León y el Igme, que se está ultimando.

Hace unos meses, la Dirección General de Energía y Minas encargó un primer estudio al Igme para comprobar los movimientos que el Instituto había detectado el pasado verano en dicha explotación. Este primer informe concluyó que no existe riesgo inminente de derrumbe. Aunque, se estimó conveniente hacer un segundo estudio más amplio.

En unas jornadas de geología, celebradas este verano en Robles, el Igme detectó continuos movimientos en la ladera Oeste del Feixolín, debido a que Orallo se ubica en un valle glaciar y la actividad minera y su posterior restauración, con la colocación de una escombrera en la parte superior, lo que aumenta el peso que aguanta la ladera. Además, comprobaron que la antigua carretera antigua que llevaba a las diferentes bocaminas de los distintos pisos está totalmente inestable.

El deslizamiento del Feixolín motiva un segundo estudio
Comentarios