lunes 6/12/21

La Junta de Castilla y León inyectará 8 millones más a municipios y diputaciones para ayudas de emergencia contra la pobreza energética, ante la escalada del precio de la electricidad, que se suman a los otros seis millones que en forma de ayudas directas de 130 euros llegaran a 45.000 personas vulnerables antes de final de año.

Serán cuatro millones de euros este año y otros tantos en el 2022 dirigidos a una línea específica para los gastos de energía -luz, calefacción o gas- que se dirigen a cualquier familia que en un momento puntual requiera de una ayuda para poder pagar esos suministros, con un máximo de 3.000 euros, ha detallado la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco.

Las ayudas oscilan entre los 1,3 millones de euros que recibirá el Ayuntamiento de Valladolid entre 2021 y 2022; con 637.000 euros el de Salamanca, 623.000 el de Burgos; con 480.000 la Diputación de Valladolid o 456.000 la de León.

Son ayudas de emergencia que ya existían, con casi 3.000 familias y más de 1,2 millones invertidos el año pasado, pero que la escalada del precio de la electricidad ha llevado a reforzar, precisó Blanco.

Estas ayudas de emergencia se tramitan a través de los Centros de Acción Social, los CEAS, de los municipios, y tienen un plazo de resolución de entre una semana o díez días, aunque este viernes se ha pedido a las instituciones locales que se agilice al máximo.

La otra medida para hacer frente a la pobreza energética es la ayuda directa ya anunciada por el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, de 130 euros, para los más vulnerables .

La Diputación recibirá 456.000 € de la Junta contra la pobreza energética rural