miércoles. 28.09.2022
Polémica

La dirección del PP urge la dimisión de Rivas por la trama de inmatriculaciones

El alcalde de Villablino tiene dos fincas a su nombre que una herencia otorga a otros dueños
                      Mario Rivas, en una imagen de archivo. SECUNDINO PÉREZ
Mario Rivas, en una imagen de archivo. SECUNDINO PÉREZ

El presidente provincial del PP, Javier Santiago Vélez, exige la dimisión del alcalde de Villablino, Mario Rivas, por la presunta trama de inmatriculaciones en la que él mismo participa y que, además, salpica a su mujer, Ana Belén González Álvarez y a las familias de ambos. El primer edil de Laciana se habría quedado con al menos dos fincas que en el catastro histórico constaban como de titularidad desconocida en el año 2017. Dos años después, estabana ya inmatriculadas a nombre de Mario Rivas López. La maquinación se desarrolla presuntamente, gracias a la labor que Ana Belén González Álvarez desarrolla en la Notaría de Villablino, en la que trabaja como administrativo y gracias al acceso que desde allí tiene al Catastro.

«El problema no es tan sólo el hecho de que el alcalde esté inmerso en asuntos oscuros que huelen fatal, sino la falta de respeto a los vecinos del pueblo y los perjuicios que les está provocando», denuncia el máximo dirigente provincial del Partido Popular. Javier Santiago Vélez considera además que la presunta actividad delictiva del alcalde hace que el nombre de Villablino no se conzca por los proyectos ni las potencias paisajísticas y ganaderas del valle sino por el comportamiento del regidor.

La declaración

«El alcalde está inmerso en asuntos oscuros que huelen fatal y perjudican a Villablino», afirma Vélez

El portavoz del PP de Laciana solicita la dimisión de Mario Rivas López debido a las últimas noticias aparecidas en este periódico el 29 de enero y ayer, 2 de febrero, que «implican de forma directa al alcalde Villablino». Roberto Manuel González, que dice respetar la presunción de inocencia del primer edil, subraya que en el último pleno dejó en suspenso dimisión debido al hecho de que las informaciones hacían referencia a presuntas actuaciones de su familia. Sin embargo, la adquisición de fincas en la Braña de San Miguel a los administradores concursales de la extinta MSP o CMC cuando se había aprobado por todos los grupos políticos unido al hecho de que en el momento de la compra, Mario Rivas ya era alcalde, lleva a la toma de esta decisión. «Pensamos que no se actuó de un forma muy ética y por este motivo hemos transmitido a nuestros concejales que soliciten de forma legal la dimisión del alcalde socialista», añade.

Las dos fincas que Mario Rivas tiene a su nombre en el Catastro son la 306 y la 297 en la braña de San Miguel. Además, compró una finca adyacente en la liquidación de CMC, heredera de la MSP, a pesar de que él mismo en un pleno votó, como alcalde, solicitar la reversión de todas las fincas que la empresa minera compró para la explotación del Feixolín, extremo al que se comprometió la propia minera con una comisión de representantes de la junta vecinal.

El Catastro histórico otorga la propiedad de las dos fincas anteriores a los herederos de Domingo Rubio y, según asegura uno de ellos, Luis Arias, nunca fue vendida. Sin embargo, el alcalde asegura que la compró—si bien no dice a quién— y responde con la críptica «si hay un comprador es que hay un vendedor».

La dirección del PP urge la dimisión de Rivas por la trama de inmatriculaciones
Comentarios