jueves 27/1/22
                      Las calles de Lario amanecía así ayer por la mañana. CAMPOS
Las calles de Lario amanecía así ayer por la mañana. CAMPOS

La nieve volvió ayer a complicar la circulación en varias carreteras de la provincia, sobre todo las de montaña, donde mayores acumulaciones se registraron desde primeras horas del día.

El temporal de nieve tiende a remitir, por lo que la Subdelegación del Gobierno en León comunicó ayer el final de la alerta por nieve en la Cordillera Cantábrica.

De todos modos, la nieve mantenía ayer en alerta roja a doce carreteras de la provincia de León, nueve de ellas provinciales y tres nacionales. En concreto, se prohibía la circulación de camiones y vehículos pesados y se requería el uso de cadenas para circular por la LE-233 en Boca de Huérgano, la LE-234 en Valderrueda, la LE-315 en Matallana, la LE-321 en La Vecilla, la LE-331 en Puebla de Lillo, la LE-333 también a la altura de Puebla de Lillo, la LE-473 en La Pola de Gordón, la LE-491 en cabrillanes, la LE-497 en Villablino, la N-621 y la N-625 en San Glorio y la N-630 en Villmanín.

Consulte aquí la información actualizada por la DGT

La montaña oriental leonesa fue ayer de las más afectadas por el temporal de nieve siendo la zona de Maraña donde se han congregado los mayores espesores con más de un metro de altura. Mientras que en el Valle de Valdeburón los espesores sumaran el medio metro junto a los más de treinta centímetros en Posada de Valdeón o Riaño. El valle de Sajambre no presentaba grandes problemas al tener poco espesor de nieve. El mayor problema estuvo en el alto del Pontón donde es necesario el tránsito con cadenas.

En Maraña, la situación se complicó a la largo de la jornada al quedarse sin cobertura de telefonía, internet y televisión por el fuerte temporal de viento y nieve.

Por su parte, la comarca de Laciana amanecía en la jornada de ayer con un manto cubierto de nieve, aunque se fue diluyendo durante la mañana al no volver a nevar con fuerza. Las carreteras se mantuvieron abiertas durante toda la jornada y los centros escolares mantuvieron su actividad normal. En la zona de Babia, la nieve también se dejó ver, en esta ocasión con unos espesores algo mayores que hace unos días pero por las vías de comunicación se mantuvieron en todo momento abiertas al tráfico.

El fin de semana y el puente de la Constitución y de la Inmaculada estará acompañado de un tiempo «turbulento» y «borrascoso», ya que se sucederán nuevas borracas y frentes que dejarán lluvia, viento, nieve y un descenso generalizado de las temperaturas, sobre todo en el tercio norte, según pronostica Meteored.

Doce carreteras de la provincia con cadenas por la acumulación de nieve
Comentarios