jueves 29/10/20

Doce pedanías alertan del «gran daño» que causará el cierre de Nueva Julia

El PSOE de Laciana pide que se levante la paralización cautelar del cielo abierto.
Una de las pintadas señala la entrada de la urbanización en la que viven miembros del colectivo.

Una docena de pedanías lacianiegas y babianas han manifestado su apoyo incondicional a los trabajadores de Nueva Julia, a la solución del conflicto y piden a los demandantes a retirar «sus denuncias, causantes de tanto daño en nuestro pueblo» según denuncia los responsables de las juntas vecinales en un comunicado, en el que afirman que con la «inestimable» colaboración de grupos ecologistas que se «nutren en gran medida, de antiguos trabajadores de la minería, y a su vez se han visto beneficiados por un plan de prejubilaciones», los trabajadores han visto paralizada su actividad laboral. En este sentido, las juntas vecinales que estos grupos luchan «desaforadamente» con el único objetivo de perjudicar a los trabajadores «que el dudoso delito que cometieron es sacar producción para que sus denunciantes se prejubilaran».

Asimismo destacan que la pérdida de puestos de trabajo «de momento temporal, pero que de persistir las posturas será definitiva». Y señalan que la única oferta laboral procede de las explotaciones a cielo abierto.

«Una solución rápida». Por otra parte, la comisión ejecutiva del PSOE de Laciana ha pedido el levantamiento de la paralización cautelar de la explotación a cielo abierto y la reincorporación de los 65 trabajadores que se encuentran ante un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) e instan a la Junta de Castilla y León a dar una «solución rápida» al conflicto, que permita que los trabajadores vuelvan a sus puestos de trabajo, así como que se agilice la tramitación de la ampliación del cielo abierto Feixolín perteneciente a la comarca de Laciana «donde si tendría cabida recolocaciones en espera de una solución definitiva», según se recoge en la nota de prensa enviada por dicha comisión.

Asimismo, desde esta agrupación señalan que se posicionan al lado de los trabajadores y por lo tanto «exigimos soluciones inmediatas para poder retomar la actividad en la explotación». En este sentido, afirman que en la medida de sus posibilidades aumentarán sus esfuerzos para salvaguardar los puestos de trabajo.

Para finalizar mencionan que con este tipo de medidas lo único que se consigue es «alimenta el ego de unos pocos en detrimento del interés general de una comarca y sus familias».

Doce pedanías alertan del «gran daño» que causará el cierre de Nueva Julia