martes. 28.06.2022

El Erasmus Rural llega a León: 12 universitarios harán sus prácticas en pueblos de la provincia

Los dos primeros estudiantes ya se han incorporado en Babia y La Cabrera.  El resto lo harán a partir del 1 de julio
undefined
Olga Fernández realiza ya sus prácticas en el municipio de Cabrillanes. MIGUEL

Doce universitarios de León afrontan este verano la experiencia de desarrollar sus conocimientos en el medio rural y de integrarse y formar parte de la vida de los pueblos. Es el llamado Erasmur Rural, una experiencia puesta en marcha por primera vez este año por el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico con distintas universidades españolas que permite a los estudiantes de cualquier titulación oficial realizar prácticas formativas durante tres meses en entornos rurales.

De los doce estudiantes de la Universidad de León que participan en esta iniciativa dos de ellos ya están trabajando, una en las Reserva de la Biosfera de Babia, y otro en la Asociación para el Desarrollo Rural del Bierzo y la Cabrera. El resto se incorporará en el próximo mes de julio en la SAT Lúpulos de León, en Carrizo, en el Ayuntamiento de Boñar, en la Reserva de la Biosfera de Omaña y Luna, en el Consejo Regulador de la Denominación de Origen del Bierzo, en el Ayuntamiento de Cistierna, dos en el de Sahagún, en el de Valderrey, en el de Tábara, y en la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses.

En el conjunto de España son más de 300 estudiantes universitarios los que realizarán estas prácticas formativas en este programa que facilita a los estudiantes universitarios formación y experiencia en administraciones, organizaciones, empresas e instituciones de estos entornos.

En concreto, Campus Rural permite a los estudiantes de grado o máster oficial de cualquier disciplina completar su formación con el desarrollo de prácticas académicas, curriculares y extracurriculares, en municipios de menos de 5.000 habitantes o núcleos rurales por debajo de ese umbral, con el objetivo de acercar talento a los pueblos en situación de vulnerabilidad territorial.

Inmersión rural

Las 36 universidades públicas españolas que se han adherido al programa podrán implementar por primera vez este modelo de inmersión rural, contribuyendo a dinamizar el tejido productivo social e institucional de estos entornos, visibilizar las oportunidades socioeconómicas, fijar nueva población y favorecer el requilibrio y la cohesión territorial.

Asimismo, permitirá fomentar la conexión emocional de los alumnos con el territorio y el conocimiento del medio rural, rompiendo prejuicios y estereotipos y promoviendo la consideración del medio rural como lugar de oportunidades cualificadas de futuro. El beneficio es mutuo: las alumnas y alumnos podrán conocer y entender mejor su país, y los territorios despoblados recibirán una aportación de talento.

Las prácticas cuentan con una ayuda económica de 1.000 euros brutos mensuales por alumno, junto a la obligada cobertura de gastos derivados de la Seguridad Social. Los estudiantes, que deberán residir en el municipio donde realicen las prácticas, tendrán la oportunidad de protagonizar una verdadera inmersión en el lugar de destino; una experiencia laboral, pero también vital.

Aunque es la primera vez que se pone en marcha a nivel estatal, existen precedentes de éxito que respaldan esta apuesta por el modelo de formación y territorio. La Universidad de Zaragoza ha completado ya la tercera edición del programa ‘Desafío’ y la Universidad de Castilla-La Mancha ha celebrado este curso la segunda edición de la iniciativa ‘UCLM-RURAL’. Los resultados obtenidos han motivado a replicar este modelo a nivel nacional, extendiéndolo a otras universidades públicas y favoreciendo el papel vertebrador de la universidad en la transformación del país y la reactivación del territorio.

Babia, una comarca para un Erasmus en bicicleta

Pasar del mundo urbano a la vida rural es un cambio que no todo el mundo quiere realizar, sin embargo hay personas que viven esa transformación como una experiencia de vida, así es como lo define la joven estudiante Olga Fernández quien está realizando prácticas formativas en la Reserva de la Biosfera de Babia dentro del programa Campus Rural, durante tres meses. Esta joven es una estudiante de la Universidad de León en el grado de Biología y que está inmersa en el Máster de Flora y Fauna de la institución académica leonesa para desarrollar prácticas laborales durante el periodo estival.

Durante estos meses, la alumna del posgrado participará en la gestión diaria de este espacio natural y colaborará en proyectos de participación social e investigación sobre la biodiversidad del territorio. Olga Fernández señala que la tarea principal que está desarrollando es un catálogo de líquenes, siendo organismos complejos formados por la unión íntima, simbiosis, de un hongo y, al menos, un organismo fotosintético: un alga verde (clorofícea) o una cianobacteria. «Se trata de identificar las distintas especies, que se pueden encontrar en esta reserva», explica. Además, está inmersa en la organización de una jornada de limpieza de ríos de la zona: «Estoy coordinando, mirando que permisos hacen falta y buscar un día». Y en otra de las actividades que ha participado recientemente fue en la Feria de Montaña que acogió Boñar hace unos días en donde se facilitaba información sobre la Reserva de la Biosfera de Babia, donde realiza sus prácticas.

Un lugar bonito, tranquilo para vivir, «toda una oportunidad para una nueva experiencia» pero difícil si no tienes medio de transporte, algo que le está pasando a esta joven estudiante, la cual solo dispone de una bicicleta para trasladarse de un lugar a otro, y que es vive en el pueblo de Piedrafita de Babia y realiza parte de su labor en el ayuntamiento de Cabrillanes, una distancia de 3,5 kilómetros. «Voy todos los días en bici y no lo llevo mal», aunque la peor parte se la plantea a la hora de tener que realizar algunas compras, ya que en ese momento tendrá que dirigirse hasta Laciana, a una distancia a casi unos trece kilómetros. 

La presidenta del órgano gestor de la Reserva de la Biosfera y alcaldesa de Cabrillanes, Lina Freire, afirma que este programa ofrece «una oportunidad única» para que los alumnos puedan acercarse al medio rural, no sólo a través de la labor que puedan desarrollar en la Reserva de la Biosfera, sino también a través de la convivencia durante estos meses en el territorio y con los vecinos.

A este programa Campus Rural se han adherido un total de 36 de las universidades públicas españolas, sumando más de 300 alumnos que podrán implementar por primera vez este modelo de inmersión rural, contribuyendo a dinamizar el tejido productivo social e institucional de estos entornos.

El Erasmus Rural llega a León: 12 universitarios harán sus prácticas en pueblos de la...
Comentarios