domingo 29/5/22

Además de cambios en la alimentación, estudios científicos advierten de que el cambio climático afectará también la hibernación de los osos, que tenderá a reducirse por el incremento de las temperaturas, lo que favorecerá un mayor movimiento de plantígrados durante el invierno, lo que puede generar interacciones con la caza y otras actividades habituales en la montaña.

La Fundación Oso Pardo (FOP), en sus habituales seguimientos de ejemplares que realiza también en los meses de invierno, ya ha apreciado este comportamiento. «Hay una parte importante de osos que hiberna, también ya están las osas con sus crías nacidas este mes en sus cuevas y apreciamos ya un importante número de ejemplares jóvenes muy activos buscando alimento en zonas de robledables», apunta Fernando Ballesteros.

Por eso, sin entrar en alarmas, es conveniente recordar a los cazadores y a los usuarios de la montaña en general, que en los corredores es cada vez más frecuente coincidir con algún ejemplar en estos meses de invierno.

Por eso, una parte importante de este nuevo Life Osos con Futuro es la labor de concienciación sobre la presencia de este animal.

Para ello se llevará a cabo una campaña de encuentros con más de cien grupos de cazadores y asociaciones de deportes de invierno para explicar los nuevos escenarios ante el cambio climático y concienciar de sus implicaciones sobre la actividad de los osos.

La campaña se acompañará de audiovisuales, folletos explicativos y otros materiales de información, que también se repartirán por establecimientos turísticos de áreas oseras.

Ejemplares cada vez más activos en invierno
Comentarios