martes 12.11.2019

El gran disparate

Carta te escribo martín martínez

Querido hermano: Como coños no vamos a poner el grito en el cielo y en las márgenes del Pisuerga. Así que no me tildes de protestón porque el cabreo es infinito. Nolete anda por Centroeuropa, me dijo; ya me gustaría verlo con esta noticia.

Me refiero a ese disparate que han engendrado en la Consejería de Presidencia de la Junta de Castilla y León. Me viene a las mientes cuando se procedió a la concentración parcelaria del pueblo; los ingenieros se sentaron ante una mesa en la que extendieron un mapa del término que les dejó el catastro. Como en dicho mapa no se señalaban las curvas de nivel ni los accidentes importantes todo era llano. Cuando se personaron a pisar el terreno se percataron de las pifias habidas, que existían arroyos, montículos, cárcavas y desniveles insalvables que habían adjudicado a una parcela. Rectificaban y la operación, en algunos pueblos, se prolongó ad infinitum.

Las lumbreras técnicas de la Consejería que rige el Sr. de Santiago Juárez vieron el mapa de León como dijo el clásico: tamquam tabulam rasam in qua nihil est depictu. Adelante se dijeron, todo es llano; no existe orografía y se miden las distancias en línea recta. Y de ahí nace el gran disparate. Los municipios de Lucillo y Santa Colomba de Somoza, bajo el manto protector del Teleno están a unos 20 kilómetros de Astorga a donde pertenecen administrativamente y en Sanidad; a Ponferrada, al incluirlos en su ‘área funcional estable’ han de hacer 80 pues la carretera del Camino de Santiago es deficiente en alto grado e impracticable en invierno si le da por nevar. Los del municipio de Truchas aún lo tiene más crudo; el penúltimo invierno estuvieron tres meses sin poder transitar por el Morredero camino de Ponferrada a causa de la nieve; por Peña Aguja o el Carvajal no veas. Claro los tres son rayanos con municipios bercianos.

Los tres alcaldes, Cabo, Nieto y Simón están esperando que les llegue oficialmente el disparate y preparando las alegaciones consiguientes, aparte de las históricas, para presentarlas en Valladolid. Me decía Cabo que, por poner un ejemplo, estaba lo relativo a la basura; aberración sería enviarla al Bierzo, clasificarla y trasladarla al Centro de Tratamiento de Residuos: 160 kilómetros en total cuando podía hacerse con 30 escasos como ahora..

Consulté, hermano, con los tres alcaldes y el grado de pasmo es infinito pues ni siquiera han consultado con ellos. No lo hice con el de Castrillo de Cabrera pues pienso que esa adhesión al Bierzo tiene hasta cierta lógica; se me ha dicho que las cuestiones del Inem ya las dilucidan en Ponferrada.

Porque no es necesario, para saber la postura de la población, la escasa y envejecida población de estos municipios, no hice sondeo o consultas personalizadas. Solamente, y sirve de ejemplo, hablé con una persona que vive en Astorga y trabaja diariamente en la localidad de Santa Colomba de Somoza en cuyo municipio está censada, ella sabrá por qué; manifestó que si se llegase a cometer este disparate, sólo por cuestiones sanitarias se daría de baja en el censo maragato y lo trasladaría a Astorga.

No quiero ni pensar, hermano, en el peregrinaje de un vecino de Pobladura de la Sierra en caso de que la Junta se salga con este despropósito. Caso de que se tuerza un tobillo, para llegar a Astorga son 40 kilómetros; para acercarse a Ponferrada son más de cien pues han de pasar por Astorga. Viaje que deben realizar los de Truchas por las razones ya apuntadas, aunque pasar por el Morredero en el verano es una verdadera delicia.

A eso en Valladolid lo han bautizado como ‘Área funcional estable’. La estabilidad es inestable y la funcionalidad es para atar la mosca por el rabo. Así que cuídate, hermano; ni se te ocurra venir para estos pueblos de los que dicen quieren asentar población. Ja, ja.

El gran disparate