viernes 27/5/22

La localidad de Otero de las Dueñas recreará este fin de semana la batalla que se libró hace doscientos años contra los franceses. Y lo hará con mucho ruido, gracias a la participación de ochenta actores llegados desde Galicia, Madrid, Asturias y León, cargados con bayonetas, cañones y pólvora. Se trata de promocionar este peculiar pueblo de montaña y de rescatar los hitos de su brillante pasado. De hecho, la contienda se pudo documentar gracias a la árdua labor de uno de los vecinos, Benjamín Juárez, que localizó el parte de la refriega del 5 de mayo de 1812 tras consultar el Archivo Histórico Nacional y los fondos del Principado de Asturias. Los actos se presentarán hoy, en una mesa-coloquio a partir de las siete de la tarde. Mañana se emulará el recorrido que hicieron las tropas de liberación por el monte desde Barrios de Gordón a Otero, y se mostrará desde las 16.00 horas un auténtico campamento militar de la época, con sus tiendas, sus platos de madera y sus artilugios. A las 20.00 horas se representará la primera escaramuza de infantería por las calles de Otero. El día grande será el domingo al mediodía, con llegada de los combatientes a caballo y una batalla a cañonazos que se prolongará más de 40 minutos. El espectáculo cuesta unos 15.000 euros y espera atraer a decenas de visitantes. Para ambientar la lucha, más de cuarenta vecinos ya han encargado trajes que se utilizaban hace doscientos años. La gesta que se recordará comenzó en Buiza, con el brigadier Vicente González Moreno, que decidió iniciar con sus tropas una travesía de once kilómetros a través del monte para sorprender a los franceses atrincherados en Otero de las Dueñas. La primera legua del trayecto, con un 11% de pendiente, fue especialmente dura. Había nieve, pero optaron por continuar la marcha por los desfiladeros de Barrios de Gordón y Urdiales. Los leales entraron en Otero a las ocho de la mañana y lograron derrotar a los franceses, que fueron retrocediendo hasta el puente de Canales. Al pedáneo, Juan Antonio Fernández, el proyecto le ilusiona y reconoce que lo han programado para recuperar la vida de un pueblo que en la actualidad posee 350 censados.

El pueblo toma las armas
Comentarios