viernes 20/5/22
riaño

El vigilante de las montañas

El fotógrafo Andoni Canela expone en Riaño sus fotos de lobos. Lleva más de veinte años fotografiando a este cánido, una pasión en la que ha invertido mucho tiempo de espera y dedicación. Su fascinación por este animal no le impide admitir que los ganaderos se quejan «con razón»
Andoni Canela, con una de sus fotos.

La jornadas Wolf&Bio que durante todo el fin de semana se desarrollan en Riaño incluyen una exposición permanente de Andoni Canela uno de los mejores fotógrafos españoles. Su exposición titulada ‘Durmiendo con lobos’ recoge una veintena de fotografías de los cánidos, la mayor parte de ellas tomadas en las montaña de Riaño, aunque también se incluyen parajes de Somiedo y Galicia, según señala su autor.

Canela lleva fotografiando a los lobos desde hace más de veinte años y tiene varias publicaciones con fotografías de esta especie. Recuerda que cuando decide empezar un proyecto realiza diferentes viajes que pueden llevarle varias semanas. Considera fundamental la ayuda de guardas forestales y de naturalistas pero, remarca, «lo que se requiere es dedicación y esperar mucho tiempo. Sobre todo tener un poco de suerte para poder ver a los lobos. Hay que tener en cuenta que muchas veces sientes que están ahí pero no puedes verlos».

Precisa que lo normal es que sólo sacas una foto de cada diez intentos ya que «tienes que tener las condiciones de luz y de distancia que normalmente son muy complicadas con el lobo».

En estos años fotografiando a los cánidos asegura que no ha visto tanto cambio en su comportamiento, aunque percibe que cada vez es más fácil fotografiarlos. Cuando se sienten observados desaparecen tranquilamente entre la vegetación. «Puede ser porque en algunas zonas ha aumentado esta especie y sobre todo es porque cada vez hay más interés en la observación del lobo», señala.

Varias de sus imágenes se han utilizado en publicaciones de revistas para ilustrar el problema de la coexistencia entre los ganaderos y el lobo. Publicaciones con entrevistas en los que los ganaderos se quejan de los daños que les producen los ataques. «Muchos te explican los que les ocurre, que sufren las consecuencias de los ataques del lobo. En eso no hay ninguna duda. En algunas ocasiones los lobos atacan al ganado y la gente esta muy molesta con razón», puntualiza Canela.

El vigilante de las montañas