jueves. 06.10.2022
El plantígrado, antes de ser trasladado. FOP

Leyta, que así ha sido bautizado este pequeño osos de apenas seis meses de edad, en alusión al lugar donde fue encontrado —Leitariegos—, se debate entre la vida y la muerte.

Fue el pasado viernes por la mañana cuando un vecino de la zona alertó a las 8.43 horas de la aparición de un osezno agonizando en la carretera de Leitariegos, en la vertiente asturiana. En este momento, se activó el protocolo de rescate, en el que participó la Patrulla Oso del Principado en colaboración de un miembro de la Patrulla de la Fundación Oso Pardo. Tras ser atendido en el lugar, el animal fue trasladado a una clínica de Oviedo para tratarle de las múltiples lesiones que presenta, entre ellas, un fuerte traumatismo craneoencefálico, según explica la FOP, «seguramente por culpa de un atropello».

Según fuentes consultadas por este periódico, el estado del plantígrado es «extremadamente grave», por lo que los veterinarios que lo atienden se plantean la posibilidad de eutanasiarlo.

Se cree que el osezno, que pesa unos cinco kilos, pudo haberse despistarse de sus madre y sus hermanos, y cayó ladea abajo hasta acabar en la carretera donde finalmente pudo ser atropellado por algún vehículo, ya que, según varios testigos, había varios restos de sangre por la vía.

Empeora el estado del osezno atropellado en la vertiente asturiana de Leitariegos
Comentarios