sábado. 28.01.2023
LA BAÑEZA Javier Redondo era el tutor de sexto y desoyó las súplicas de las víctimas

El encubridor de los abusos sexuales asume las parroquias de Sánchez Cao

Javier Redondo. DL

cristina fanjul | león

Javier Redondo, vicario de Ponferrada, se hará cargo de las parroquias del sacerdote Ángel Sanchez Cao, acusado de pederastia por Emiliano Álvarez y otro estudiante del seminario de Astorga. Javier Redondo era tutor de sexto de EGB cuando Javier y su hermano gemelo fueron agredidos sexualmente por José Manuel Ramos Gordón en los años ochenta. A él acudieron en busca de ayuda después de que el cura abusara de ellos en su dormitorio cada noche, pero ni éste ni otros tantos sacerdotes que tenían encomendado el deber de protección (los reverendos Gregorio, Santiago Cadierno, Prudencio, el vicario y el Obispo, Antonio Briva) cumplió con su obligación y los abusos continuaron.

Javier lamenta que el obispo de Astorga, presidente de la comisión antipederastia de la Conferencia Episcopal de España, encomiende este cargo a un «encubridor»: «Estarán toda la vida infligiendo daño y riéndose de las víctimas», denuncia el ex seminarista, que ya evidenció este verano en una carta al Papa la decisión del obispo de ascender a Redondo al puesto de vicario episcopal de Ponferrada.

Otro de los alumnos del seminario de La Bañeza con el que ha tenido ocasión de hablar Diario de León, asegura que Javier Redondo era el sacerdote más cercano a los alumnos. «Por esa razón, acudimos a él cuando comenzaron las agresiones sexuales de Ramos Gordón, pero nos dio la espalda».

El nombramiento de Javier Redondo llega después de que la Diócesis haya recibido una nueva denuncia de pederastia contra Ángel Sánchez Cao, párroco en Veigamuíños, en la localidad orensana de El Barco de Valdeorras. Se trata de la segunda acusación de abusos sexuales contra el sacerdote. La primera de ellas data de 2017, poco después de que se conociera la sentencia contra Ramos Gordón. El denunciante, Emiliano Álvarez, fue alumno del seminario de La Bañeza en los años setenta y asegura que fue objeto de las vejaciones y agresiones sexuales de Sánchez Cao. Sin embargo, y a pesar de lo que recomienda la norma canónica, la Diócesis dejó a este cura al frente de la parroquia y en contacto con menores. Sin embargo, el pasado día 1, el obispo anunciaba el alejamiento de Sánchez Cao ante la llegada de una nueva denuncia «fundada» contra él a la Diócesis.

La separación del sacerdote del ejercicio ministerial se mantendrá hasta la llegada de la respuesta que remita la Congregación para la Doctrina de la Fe al expediente abierto tras la primera denuncia contra el párroco.

El Papa Francisco ha convocado a los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo los próximos 21 a 24 de febrero en Roma para hablar de la prevención de los abusos a menores. Con vistas a la celebración de este cónclave, el Vaticano ha ordenado a Ricardo Blázquez que se reúna con las víctimas de pederastia. Además, se ha enviado un cuestionario a las Diócesis que todos los obispos tendrán que rellenar. La delegada de medios del Obispado de Astorga asegura que Juan Antonio Menéndez ya ha comenzado a reunirse con algunas de las víctimas de los abusos sexuales, si bien tanto Javier como Emiliano Álvarez aseguran que nadie les ha llamado.

El encubridor de los abusos sexuales asume las parroquias de Sánchez Cao
Comentarios