domingo 17/10/21
III Jornada El Páramo leonés y los nuevos regadíos

La energía, el gran reto de presente y futuro, llena de incertidumbre a los regantes

Las comunidades exigen al Gobierno un marco legal claro y estable para afrontar inversiones en plantas fotovoltaicas
Imagen de la Jornada de El Páramo Leonés y los Nuevos Regadíos celebrada ayer en la sede de la comunidad de Regantes del Páramo Medio. RAMIRO

Los regantes de los regadíos modernizados del Páramo y, por extensión, los de toda la provincia, necesitan energía eléctrica para llevar el agua a sus parcelas. Y eso tiene un coste. Un coste cada vez más elevado con las nuevas tarifas que entrarán en vigor en el mes de junio. Es ahora mismo una de sus mayores preocupaciones. El gran reto de presente y de futuro. Reclaman a las administraciones competentes tarifas diferenciadas para los meses de campaña de riego y para el resto del año. «Que nos cobren sólo cuando la consumimos», subrayan. Al mismo tiempo se debaten, llenos de incertidumbre, en realizar inversiones en plantas solares fotovoltaicas para autoconsumo o vender a la red la energía que les sobre, pero exigen al Gobierno un marco legal claro y estable. También trabajan con las empresas de gestión por realizar un uso aún más eficiente del agua, que también redundaría en el ahorro de costes energéticos.

Estos fueron los asuntos principales que se trataron ayer en la III Jornada El Páramo Leonés y los Nuevos Regadíos, organizada por el Diario de León, que tuvo lugar en la sede de la Comunidad de Regantes del Páramo Medio en Bercianos del Páramo, bajo el título ‘50.000 hectáreas modernizadas, garantía de futuro para el medio rural. El reto de la energía: eficiencia, gastos y ahorro. Problemas, proyectos y soluciones’.

La jornada contó con una ponencia inaugural a cargo del consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Fomento y Medio y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones. Como ponentes participaron Ángel González Quintanilla (presidente del Sindicato Central del Pantano de Barrios de Luna), Herminio Medina Casado (presidente de la Junta de Gobierno del Páramo Bajo de León y Zamora), Roberto San Martín Álvarez (presidente de la Comunidad de Regantes del Canal del Páramo), Julio César Carnero San José (presidente de la Junta de Gobierno de la Comunidad de Regantes del Páramo Medio), Raúl Miguélez Llamazares (técnico de obra de Tragsa), Paco Fernández Fernández (director de Iriego New Generation) y Cipriano García Rodríguez (director general de Caja Rural). Ejerció de moderador el director del Diario de León, Joaquín Sánchez Torné.

El consejero
«El Ministerio de Transición Ecológica en vez de gobernar por el pueblo, gobierna contra el pueblo»

Todos echaron en falta la presencia de la Confederación Hidrográfica de Duero. «Se les invita y nunca están con nosotros. Ni siquiera nos reciben. Y son una pata muy importante», dijo el presidente del Páramo Medio; una afirmación que fue repetida por el resto de las comunidades de regantes.

Entrando en materia, el consejero de Agricultura subrayó que el 60% del gasto eléctrico de un agricultor es el coste de potencia fijo. «Hay que cobrar por lo que se consume. No se puede cobrar lo que no se consume. Éste es un lastre», defendió. Y aseguró que «vienen noticias del famoso Ministerio de Transición Ecológica que no hacen más que dañar a Castilla y León», en referencia a las nuevas tarifas del coste de la energía eléctrica que perjudican a los agricultores, pero también a la prohibición de la caza del lobo al norte del Duero o la imposición de la clausura de estación de esquí de Navacerrada. «Hay que defender que entre más se consuma más se pague. Pero no cobrar por lo que no se consume. La Junta de Castilla y León siempre ha estado con vosotros. El Ministerio de Transición Ecológica parece que en vez de gobernar para el pueblo, gobierna contra el pueblo».

Es la postura que defienden las comunidades de regantes, que se les cobre solo la energía que gastan y no se les siga imponiendo un término fijo de potencia anual que les obliga a pagar también durante los meses que no consumen. Pero, además, en su afán por aminorar los costes de la energía eléctrica, tienen en mente, unos con proyectos más avanzados y otros menos, la inversión en la creación de plantas solares fotovoltaicas para autoconsumo o, incluso, venta de la energía excedentaria a la red. O también creando ‘bolsas de energía’ donde se almacene la que les sobra para poder tirar de ella cuando la necesiten. Pero según manifestaron se encuentran con un marco legal poco claro «que cambia continuamente las reglas del juego», señaló el presidente del Canal del Páramo.

El el acto participó también el subdirector de Infraestructuras Agrarias del Instituto Tecnológico Agrario de la Junta de Castilla y León, Rafael Sáez, que explicó que la administración regional está trabajando en un programa de eficiencia energética y «tenemos claro que es necesario ser capaces de producir la propia energía. Hemos decidido impulsar la introducción de energías alternativas en los regadíos modernizados». La financiaría el 50% de la inversión para plantas solares de autoconsumo. El procedimiento para estas iniciativas es el siguiente: el proyecto lo redactaría la comunidad de regantes, la Junta haría la instalación y las comunidades de regantes la gestionarían. «Siempre que la energía que se produzca se use para el riego. Y la Junta no se va a oponer a que la que sobre se pueda vender. Otra cosa es la normativa, que fácil no es», aseguró Sáez.

Es pues uno de los grandes dilemas en los que se debaten hoy los regantes, aunque todos son partidarios de acometer inversiones en este tipo de instalaciones. Eso sí, dejan claro que no es su cometido. «Nosotros no deberíamos estar pensando en producir energía. No es nuestra función. Pero las tarifas nos ahogan. Nosotros debemos gestionar el agua», dicen.

La energía, el gran reto de presente y futuro, llena de incertidumbre a los regantes