lunes 24/1/22
                      ramiro
Tomás Quintana, Procurador del Común. RAMIRO

Tras un profundo análisis de las circunstancias que desde los años cincuenta del siglo pasado han conducido a España a la profunda despoblación que le afecta hoy, el procurador del Común en Castilla y León, Tomás Quintana, reflexionó sobre cuando han empezado a tomar conciencia del problema las administraciones. El procurador explicó que ya principios de 2017 el Gobierno de la Nación convoca la conferencia de presidentes, en la que se acordó la aprobación de una estrategia nacional contra la despoblación del medio rural.

Lo que Quintana quiso dejar claro es que «la despoblación no solo afecta a España, también a otros países europeos, en Italia la situación es muy similar a la nuestra, quizás con menos dispersión de la población, también en Grecia, e incluso se puede decir que es un problema mundial, global ya que la población tiende a agruparse en los núcleos más grandes».

Más allá de estas ideas el procurador recapituló sobre una cuestión fundamental, «el problema de la despoblación no es de las comunidades, es un problema de Estado, que no se ha atendido debidamente». Por eso cree que es necesario afrontarlo poniendo al servicio de las Comunidades Autónomas medidas y también recursos económicos.

«Desde la privilegiada posición del Procurador del Común considero que en el medio rural de esta comunidad autónoma los ciudadanos no parecen tener los mismos derechos para recibir los servicios de calidad que reciben los habitantes de las ciudades». Por eso apunta que la prestación de estos servicios ha de tener en cuenta las circunstancias del medio rural y de las personas que viven en ellas, la dispersión de la población, el envejecimiento poblacional, las patologías de esas personas mayores, su falta de movilidad. «Todo esto es muy costoso, requiere mucho personal cualificado y muchos medios. Eso lo tienen que tener en cuenta los poderes públicos y sobre todo el Estado, a la hora de establecer los criterios de financiación». Con la educación ocurre algo parecido, explica, «hay pocos niños, pero los que hay hay que atenderlos debidamente para ser fieles a ese principio de igualdad y para mantener esa población joven en el medio rural. Una educación de calidad contribuye a asentar población».

Otro factor a tener en cuenta para el Procurador es el empleo, el publico, que presta sus servicios, y el privado que supone la creación de riqueza.

El público es el que contribuye a la prestación de los servicios públicos municipales, los sociosanitarios y la educación. «Un problema importante que afecta a este empleo público es que no fija su lugar de residencia en el medio rural, por lo que hay que considerar la posibilidad de incentivar esa residencia y así contribuir esa repoblación de los pueblos».

El empleo es importante pero no suficiente, por eso apuntó que «también hay que poner en marcha la promoción de viviendas accesibles y sostenibles». Concluyó con la idea de esto sería posible sin digitaliza el medio rural.

«Este es un problema de Estado que no se ha atendido debidamente»