domingo 20/6/21
Caboalles de Arriba

La Escondida, la última mina que cerró en León, comienza mañana su restauración

Las obras tienen un plazo de ejecución de tres años, de los cuales dos van para el interior y uno para el exterior
Interior de la mina de La Escondida, que fue la última clausurada en la provincia en 2018.. RAMIRO

La empresa Hijos de Baldomero García (HBG) comenzará mañana las obras de restauración de La Escondida, explotación minera que esta compañía tiene en la pedanía lacianiega de Caboalles de Arriba, según afirmó el empresario Manuel Lamelas Viloria.

Los trabajos para restaurar tanto la zona de interior como la de exterior cuentan con un plazo de ejecución de tres años y «si todo va bien, podrían finalizar incluso antes del tiempo fijado», matiza Viloria.

Por su parte, las obras de restauración en la zona de interior tienen un plazo de dos años, mientras que para la zona externa se ha programado un periodo de un año. Aquí, la escombrera será rehabilitada con material vegetal y se llevará a cabo la plantación de árboles, «todo de forma simultánea», explicó el empresario.

Por el momento, el número total de trabajadores ronda la media docena, siendo antiguos mineros de la propia empresa, aunque la compañía no descarta tener que contratar a más personas, según las necesidades que se vayan presentando en estos trabajos.

Plan de Cierre
Las tareas ejecutadas por la empresa están incluidas en el Plan de Cierre de la Minería 2019-2027

Los trabajos están siendo llevados a cabo por la empresa minera y no por la administración autonómica, como otros casos de explotaciones a cielo abierto, dentro del Plan de Cierre de la Minería del Carbón no competitiva autorizado por la Comisión Europea en el año 2016 y contemplada en el Acuerdo Marco para una Transición Justa de la Minería del Carbón y Desarrollo Sostenible de las Comarcas Mineras para el periodo 2019-2027 suscrito por el Gobierno central, sindicatos y empresarios del sector y que resultó aprobado por el Real Decreto-ley 25/2018 del 21 de diciembre, siendo la única empresa de toda Castilla y León que pudo optar a estas ayudas al cierre de minas, ya que mantuvo su actividad hasta finales del año 2018.

Cabe recordar que La Escondida estuvo en funcionamiento hasta diciembre del año 2018, momento en el que el grupo Viloria presentaba una carta de despido a la plantilla, formada por unos sesenta trabajadores, a excepción de una docena de mineros que fueron los encargados de las labores mantenimiento de la explotación.

Unos días después comenzaba el desmantelamiento de la maquinaria de la explotación, que según afirmaba en ese momento Manuel Lamelas Viloria lo hacía para que «no se estropee y poder usarla cuando haga falta».

Una decisión que adoptó la empresa tras ver como el Ministerio de Transición Ecológica le hubiera informado de la imposibilidad jurídica de devolver las ayudas que ha recibido esta explotación minera a plazos, tal y como les había planteado la compañía al Ministerio. Unas ayudas que ascendían a un total de 8,3 millones de euros.

Y tan sólo un mes después, el grupo Viloria despedía a la docena de mineros que todavía continuaban trabajando en la explotación para llevar a cabo las labores de mantenimiento, aunque en ese momento la compañía ya había anunciado que entre sus previsiones estaba contar con estos mineros cuando comenzarán con las labores de restauración y si fuera necesario contratarían a más personal.

Con esta situación, Laciana pasaba a no tener ninguna explotación minera abierta, dejando a Castilla y León sin ninguna explotación minera de interior, mientras que los trabajadores afirmaban que esta situación lleva a la minería a una transición «de cualquier tipo menos justa» y reconocían que el empresario había puso voluntad para devolver las ayudas estatales y no le dejaron.

La Escondida, la última mina que cerró en León, comienza mañana su restauración
Comentarios