miércoles 8/12/21
Germán Gavela, María Victoria Seco, Roberto Núñez y Alberto Domingo, durante el programa que se emitió anoche. RAMIRO

A. Domingo | León

La Junta de Castilla y León confía en que el programa Escuelas Conectadas —que implica al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital y las consejerías de Educación y Fomento y Medio Ambiente— lleve la fibra óptica «a muchos pueblos que carecen de este servicio», según anunció ayer la directora general de Telecomunicaciones de la Junta de Castilla y León, María Victoria Seco, en el programa El Filandón, que organizan La 8 León y este periódico. Seco explicó que la entidad pública Red.es licitará en 2017 la instalación de fibra en 1.400 centros educativos —principalmente, colegios de Primaria, Secundaria, escuelas de idiomas y de artes—.

«Entendemos que una vez que el operador adjudicatario que lleve la fibra a una localidad ofrezca también el servicio a los demás ciudadanos», señaló la directora general, que indicó que en los centros elegidos «todo está preparado para que los alumnos se beneficien» de las redes de la información y la comunicación de mayor capacidad.

Por otra parte, la dirección general trabaja con las diputaciones provinciales en el proyecto Territorio Rural Inteligente: una traslación de Ciudades Inteligentes, que se financiará con fondos de la Unión Europea y las aportaciones de las instituciones provinciales. Así, servicios como el abastecimiento de agua, el alumbrado público o la gestión de residuos «dispondrán de sensores» allí en donde las diputaciones lo estimen conveniente, «que permitirán una gestión inteligente de estos servicios públicos», gracias a los datos que recogerá la tecnología instalada.

La Junta trabaja con el objetivo de a fin de 2017 la mitad de los castellanos y leoneses acceda a una banda ancha con una velocidad de 30 megas y que ésta llegue a la totalidad de los ciudadanos en 2020 —metas contempladas en la Agenda Digital de la Unión Europea y el Gobierno central—.

La directora general destacó además el esfuerzo de la Administración autonómica por la «educación y divulgación» del manejo de las nuevas tecnologías, con la existencia de 9 Espacios Castilla y León Digital —uno por capital de provincia—, en el que cualquier ciudadano «puede aprender a navegar por Internet, los riesgos que conlleva, emplear cualquier tipo de dispositivo electrónico y participar en actividades formativas presenciales o cursos on line, masivos y abiertos, conocidos por su acrónimo en inglés: Mooc», con la finalidad de acercar las nuevas tecnologías a la sociedad y «evitar la exclusión digital en colectivos como las personas mayores, desempleados y los inmigrantes».

Estos espacios tienen sus equivalentes en «16 telecentros que gestionan ayuntamientos o asociaciones», con equipos informáticos y monitores. «Trabajamos con las diputaciones para que aumente su número y en breve firmaremos un convenio con la de León para la apertura de otros seis centros». María Victoria Seco destacó que Villaobispo de Otero ha abierto el último cibercentro en el medio rural y destacó como ejemplo por su actividad el de Benavides de Órbigo.

Subrayó la puesta en marcha del Ciberbus, con doce puestos informáticos completamente equipados y un monitor, que este año ha recorrido localidades de Ávila y Soria. «Resulta gratificante ver a personas de más de 80 años acudir con interés a estos cursos para mantener el contacto con su familia, y amigos, ver las fotos de sus nietos y comunicarse con sus allegados por Skype», manifestó.

El esfuerzo formativo en nuevas tecnologías dará un paso más el próximo año, con la certificación oficial de los cursos que se imparten. «Vamos a implementar una plataforma para que tengan un reconocimiento» como los estudios de idiomas.

Seco reconoció los problemas que surgen en la extensión de las nuevas tecnologías en una Comunidad en la que la orografía del terreno y la dispersión de la población complican aún más este empeño. «En León capital disponemos de índices muy parecidos a Cataluña y el País Vasco en lo que a acceso a banda ancha por fibra óptica se refiere. El problema se produce en el medio rural, que es donde nos bajan los porcentajes muy por debajo de otras comunidades autónomas». Sin embargo, la Junta reconoce el trabajo de las «grandes compañías operadoras, que han aumentado este año en un 20% la cobertura de fibra y en un 14% la de 4G».

María Victoria Seco incidió en el satélite como mejor medio de acceso a Internet allí donde, por motivos de rentabilidad y relieve complejo «es imposible instalar fibra óptica». La cobertura que se ofrece por satélite ofrece una velocidad suficiente «para cualquier explotación agrícola o ganadera, empresa o domicilio, con 22 megas de bajada y 6 de subida y precios de 30 a 70 euros». El inconveniente de esta tecnología son los 400 euros necesarios en equipamiento e instalación, que se han reembolsaban mediante ayudas a los usuarios que lo solicitaron. Para la próxima convocatoria, la Consejería de Fomento otorgará el subsidio a las instaladoras, «de forma que el usuario no adelante ese dinero». El satélite también es remedio para las zonas de sombra en la recepción de televisión digital terrestre TDT —menos del 5% del territorio, dijo—. Seco puso como ejemplo al Ayuntamiento de Valdelugueros, donde «se han acabado los problemas de recepción gracias al empeño de su alcalde. Ven los canales nacionales y el autonómico y no tienen una queja».

Además, apuntó que la Junta ha logrado un aumento de la cobertura de telefonía móvil gracias al contrato de telecomunicaciones. «Se adjudicó para seis años —termina ahora— y contemplaba el compromiso de dar servicio a 5.600 localidades y 600 carreteras autonómicas».

«Escuelas Conectadas llevará la banda ancha a muchos pueblos»