domingo 9/8/20
Incendios en la provincia

«Estamos abandonados. No tenemos nada»

Velilla de Valderaduey es el ejemplo de la ‘España sin nada’. Un pueblo indefenso ante el fuego que ve como una pareja recién llegada de la capital lo pierde todo porque no hay medios en ningún municipio de su entorno para apagar el incendio
Las llamas devoraron la vivienda de una joven pareja que se había trasladado hace tres meses a vivir al pueblo. DL
Las llamas devoraron la vivienda de una joven pareja que se había trasladado hace tres meses a vivir al pueblo. DL

Una pareja joven se ha quedado sin casa en el incendio ocurrido el domingo por la tarde en Velilla de Valderaduey, tres meses después de que decidieran abandonar la capital para regresar al pueblo de donde ella es natural y donde acaban de poner en funcionamiento una explotación avícola. El siniestro no ha causado daños personales pero sí ha supuesto un mazazo para el futuro de este matrimonio. Es la paradoja de la España Vaciada, dejarlo todo para quedarte sin nada. La situación, que se repite como un mantra cada vez que el fuego devora una vivienda en un pueblo, ha colmado la paciencia del Ayuntamiento de Villazanzo de Valderaduey, al que pertenece Velilla. Su alcaldesa, Silvia López, y la concejala de Cultura, Pilar Calvo, recorrieron ayer las sedes de la Diputación, la Delegación Territorial de la Junta, la Subdelegación del Gobierno y el Procurador del Común para dejar constancia de toda la impotencia que sintieron al verse obligados a presenciar como la casa ardía hasta los cimientos sin medios para atajar las llamas. «No tenemos nada», se lamenta Silvia López para enfatizar que no hay ningún medio eficaz ni en su municipio ni en los de aldededor para apagar un incendio semejante. El texto de la reclamación registrada en las instituciones no puede ser más clarificador. «Cuando una casa arde lo único que podemos hacer es mirar con los brazos cruzados con desesperación e impotencia». La alcaldesa va a iniciar una campaña entre los ayuntamientos del sureste de la provincia para sumar fuerzas y hacerse oír.

Impotencia
«Cuando una casa arde lo único que podemos hacer es mirar con los brazos cruzados con impotencia»

DEMASIADO TIEMPO

«Este incendio no es un hecho aislado, no es la primera vez que esto sucede en el último año, ya que se han quemado varias casas en los pueblos del Ayuntamiento y lo más grave es que no tenemos ningún medio de intervención inmediata y que el tiempo que tardan los bomberos es simplemente demasiado». Este es el quid de la cuestión. Son 82 kilómetros los que separan Velilla de Valderaduey de León capital, donde se asienta la dotación profesional de bomberos más cercana a esta población de 68 habitantes ubicada en el sureste de la provincia, una hora de recorrido que hace prácticamente imposible llegar a tiempo de evitar que una casa caiga pasto del fuego.

«Tampoco Sahagún, que a pesar de estar más cerca y ser cabecera de comarca no cuenta con ningún medio de extinción que sirva al menos de una primera intervención, ni para ellos ni para los pueblos de su comarca», aclara Silvia López, quien arremete contra las administraciones que «se llenan la boca con la llamada ‘España Vaciada’ y con que hay que volcarse con los servicios en el medio rural, pero en algo básico como la prevención de incendios nos tienen absolutamente abandonados a los pequeños ayuntamientos de esta provincia y a todos los habitantes del medio rural».

Por ello, pide que la Diputación «agilice todos los trámites e inversiones necesarios para poner una estructura de extinción de bomberos en nuestra comarca que funcione y proporcione una respuesta ágil y rápida ante los incendios que estamos sufriendo en nuestros pueblos» y que «dote de algún medio de extinción rápida, vehículos de primera intervención o subvenciones para que los ayuntamientos puedan contener el incendio inicialmente hasta la llegada de los bomberos».

También solicita que la Diputación y la Junta permitan a los pueblos limítrofes con otras provincias «llegar a algún tipo de acuerdo para que los medios de extinción con los que cuentan los municipios cercanos de otras provincias puedan ser utilizados en nuestros pueblos» y que la administración autonómica se implique económicamente «y apueste por solucionar este servicio de extinción de incendios, así como que apueste de verdad y de una forma real por los pueblos, los pequeños municipios y el mundo rural».

Para la Subdelegación de Gobierno en León también tiene la alcaldesa de Villazanzo de Valderaduey un recado: «que transmita al Gobierno de España que sin servicios básicos, como la extinción de incendios, los pueblos se mueren y que no habrá soluciones a la llamada ‘España Vaciada’ si no se dota al mundo rural de planes concretos con presupuesto y acciones para garantizar los servicios básicos en los pequeños pueblos».

«Estamos abandonados. No tenemos nada»