jueves 22/10/20

Estudian el comportamiento de los oseznos en libertad a través de videos

Un total de 270 horas de grabación servirán para analizar su vida en familia en la Cordilleara
La osezna Saba fue liberada en la zona leonesa de Picos en noviembre de 2019.. DL

La Fundación Oso de Asturias y la Estación Biológica de Doñana están desarrollando un proyecto para evaluar el comportamiento de las crías de oso de hasta diecisiete meses dentro de los grupos familiares a través del visionado de más de un millar de vídeos tomados en la Cordillera Cantábrica.

Los objetivos son observar cuánto tiempo dedican a sus diferentes actividades cotidianas _como comer o jugar_ y evaluar la posible aplicación de los resultados obtenidos al cálculo de la edad a la que se les puede considerar independientes y a la optimización de las técnicas de rehabilitación y manejo en cautividad de oseznos.

Las labores, que se iniciaron en agosto y se extenderán hasta diciembre, prevé la visualización de más de 270 horas de grabación (alrededor de mil vídeos cedidos por el Principado, la Estación Biológica de Doñana, y otros colaboradores de la fundación) de grupos familiares, así como la construcción de una plantilla del comportamiento de los oseznos.

Esta plantilla recogerá información sobre sus actividades de alimentación, relaciones sociales -juego, interacciones-, capacidad de movimiento y aprendizaje, entre otros aspectos.

Según la Fundación Oso, conocer el comportamiento de los pequeños plantígrados en un momento en el que cada vez son más frecuentes los casos de oseznos huérfanos o abandonados puede tener importantes implicaciones en aspectos relacionados con su conservación y manejo, así como aumentar las posibilidades de su reincorporación a la naturaleza.

Así, inciden en que en la Cordillera Cantábrica los protocolos de actuación existentes consideran a los osos huérfanos como un caso genérico de «osos con problemas», pero sin especificar criterios de evaluación y actuación.

El pasado mes de agosto agentes de la Dirección General de Medio Natural del Principado capturaron en las en las inmediaciones de Endriga, en Somiedo, una osezna desnutrida y deshidratada que, tras los primeros cuidados y al presentar una evolución favorable, fue trasladada al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cantabria.

Un mes antes otro ejemplar fue liberado en el Parque Natural de las Fuentes del Narcea, en el suroccidente de Asturias, tras ser capturada después de constatar que se encontraba aislada del grupo familiar.

El caso de Saba

En noviembre de 2019 también fue liberada en la parte leonesa de los Picos de Europa la osezna Saba después de pasar varios meses en cautividad tras su captura en las inmediaciones del cercado osero de Proaza, en la zona central de Asturias, con desnutrición, deshidratación y alteraciones neurológicas.

La población de oso pardo en la Cordillera Cantábrica se estima en unos 330 ejemplares, 280 en la zona occidental -desde Lugo a la zona central de Asturias y León- y 50 en la oriental -Palencia, León y Cantabria-, dos supoblaciones separadas lo que impedía el intercambio genético aunque ya en 2008 se localizaron los primeros ejemplares «híbridos»

Texto

Estudian el comportamiento de los oseznos en libertad a través de videos
Comentarios