domingo 24/1/21
investigación | el agujero de valderas. dispendio en tiempos de crisis

El ex alcalde de Valderas dilapidó más de 54.000 euros en comer en su propio pueblo

Eloy Rubio organizaba banquetes ‘faraónicos’ con cargo a las arcas municipales . Llegó a presentar once facturas al mes, alguna de 3.000 euros . Su gestión ha tenido consecuencias: el Ayuntamiento lleva dos meses sin pagar los sueldos y esta semana se quedará sin electricidad por impago . El agricultor aún es portavoz del PP.
(Click sobre la imagen para ampliar)
(Click sobre la imagen para ampliar)

El escándalo persigue al último ex alcalde de Valderas. Eloy José Rubio de Lamo, pese a la situación de bancarrota que se avecinaba en su ayuntamiento, gastó más de 54.000 euros en comer en restaurantes con cargo a las arcas municipales. Las facturas que revelan los gastos del regidor durante su único mandato forman parte de la documentación puesta a disposición de la Fiscalía Anticorrupción por parte del actual equipo de gobierno, que ha denunciado un agujero millonario en las cuentas de este municipio de 2.050 habitantes. El asunto resulta especialmente revelador ahora que los empleados municipales llevan dos meses sin cobrar el sueldo y el suministro eléctrico está a punto de ser cortado por impago.

Rubio de Lamo llegó a la Alcaldía de Valderas en el año 2007 por una diferencia de 60 votos respecto al PSOE. El ajustado resultado electoral, el peor en este municipio desde que el PP existe como partido, favoreció un mandato polémico y muy contestado vecinal y políticamente. Los foros de Internet se llenaron de críticas hacia su gestión, incluso de graves acusaciones que fueron denunciadas y ahora investiga la Guardia Civil. Siempre rodeado por la polémica y la sombra de la duda —sus propios compañeros de partido han desvirtuado públicamente su gestión—, este agricultor de 44 años de edad y también portavoz del grupo municipal popular en Valderas dice tener «la conciencia muy tranquila» y mantiene que no se ha enriquecido durante sus años como alcalde.

Sin dedicación, pero con dietas. Ciertamente, Rubio de Lamo nunca cobró una dedicación exclusiva al frente del ayuntamiento valderense, pero su nivel de gastos resulta cuando menos sorprendente para un municipio de su tamaño. Sólo en comidas, la documentación a la que ha tenido acceso este periódico certifica un dispendio de 54.541 euros, la mayor parte de ellos gastados en establecimientos de Valderas, localidad donde reside.

La cronología de estos pagos realizados entre junio del 2008 y mayo del 2011 permite reconstruir algunos de los banquetes del ex alcalde. Como la cena que dio en diciembre del 2008 para despedir el año, por la que pagó 2.990 euros. También hay facturas correspondientes a un vino español celebrado en diferentes fechas y a los ágapes que acompañaban las inauguraciones.

Mejor, menos. Pero lo suyo eran las comidas en petit comité, muy habituales durante su mandato. Todas ellas eran celebradas en establecimientos del municipio, salvo algunas excepciones en las que el ex alcalde viajaba a León, Valladolid o Benavente. Allí elegía reputados restaurantes para «representar» a su ayuntamiento. Era asiduo, por ejemplo, a un restaurante griego de Valladolid. En una de sus visitas llegó a pagar con la tarjeta de crédito 81,96 y 84,10 euros en dos facturas con un intervalo de un minuto entre ambas. No recuerda este momento.

Tampoco recuerda los detalles de las numerosas comidas que pagó en el año 2010. La hiperactividad gastronómica de Eloy Rubio le llevó a pasar once facturas en un mismo mes, lo que hace una media de una factura cada tres días. En ese año, el regidor sólo justificó notas durante los meses de febrero y marzo.

Visa Platinum. Unas veces con su propia tarjeta y otras con medios ajenos, como la Visa Platinun con la que pagó una de las comidas y cuyo titular fue tachado de la factura antes de entregarla al Ayuntamiento, el ex alcalde no bajó el nivel de gastos en todo el mandato. Del año 2009 aparecen diez facturas, alguna de ellas, como la sellada el 29 de abril en un conocido restaurante de Valderas, por valor de 3.871 euros. En estos banquetes casi nunca faltaba pulpo. Tampoco el buen vino. Su última comida fue dos semanas antes de las elecciones del pasado mayo. Pagó 246,65 euros e invitó a otros seis comensales. Desde entonces come por su cuenta.

El ex alcalde de Valderas dilapidó más de 54.000 euros en comer en su propio pueblo
Comentarios